PSOE y PP se reparten las sillas de la comisión que investiga la corrupción

PSOE y PP se reparten las sillas de la comisión que investiga la corrupción

06 junio, 2017
|
Actualizado: 06 junio, 2017 15:56
|

PSOE y PP se reparten las sillas de la comisión del Senado dedicada a investigar la financiación de los partidos. La polémica se ha encendido después de que el PSOE rompiera un pacto con el PP para elegir la composición.

Pese a que había un acuerdo inicial del PP y PSOE, del que los socialistas se han desvinculado sobre la marcha para la composición de esta mesa. Las quejas de ERC y Unidos Podemos por la «falta de pluralidad» en la composición propuesta para la Mesa por populares y socialistas ha provocado una polémica que el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha zanjado en la sesión constitutiva de la comisión convocando votación secreta mediante papeleta en urna.

Finalmente los senadores elegidos han sido los mismos que figuraban en la propuesta inicial de PP y PSOE, con Rosa Vindel (PP) como presidenta, Dionisio García Carnero (PP) y Matilde Valentín (PSOE) como vicepresidentes y Carmen Leyte (PP) y Ander Gil (PSOE) como secretarios.

Esta composición reproduce la misma distribución entre populares y socialistas que tienen todas las comisiones del Senado, pero la votación en urna ha impedido el consenso y ha hecho que los puestos de los senadores del PP se hayan elegido sólo con los votos del grupo popular y los del PSOE, también sólo con los suyos.

Ha sido la portavoz de ERC Mirella Cortès la que ha abierto el debate cuando ha reclamado una composición de la Mesa que reflejara «toda la pluralidad» de la Cámara, con un miembro por cada grupo.

Desde Unidos Podemos, Pilar Garrido ha reclamado también un puesto para cada grupo en la Mesa para así empezar «con buen pie» y evitar que la comisión quedara «viciada». El portavoz del PP, Luis Aznar, ha inscrito sin embargo su propuesta dentro de la «más absoluta normalidad», y ha recordado que no estar en la Mesa no impedía a ningún grupo hacer su trabajo.

Cuando García-Escudero ya llamaba a votación a mano alzada, el portavoz del grupo socialista, Vicente Álvarez Areces, ha dicho que el PSOE sí era partidario de una mesa «plural», que había hecho su propuesta en relación a su representación en la Cámara y que si había posibilidades de constituir esa «mesa plural», los socialistas la apoyarían.

A partir de ahí se ha generado una discusión donde los portavoces han reiterado sus posiciones y que el presidente ha concluido al decidir la votación en urna con papeletas con los nombres de los candidatos, después de recordar que hasta el momento la única propuesta para la Mesa era la que habían hecho llegar PP y PSOE.

De esta manera, el PP y el PSOE han propuesto a sus candidatos por separado, ERC y Unidos Podemos también a los suyos separadamente. Se han elegido a los más votados, con la abstención del PNV y el grupo Mixto.

Una vez designada presidenta, Rosa Vindel ha explicado que pese a su «accidentado» comienzo, la comisión tiene todo su sentido porque no hay asunto de mayor interés público que la corrupción y el Senado «no puede permanecer al margen» de la «inquietud» ciudadana por ese problema.

Para ello, su objetivo será analizar las distintas formas de financiación de los partidos, detectar las «lagunas, fallos y grietas» del sistema y proponer reformas legislativas para «arrinconar a la corrupción y a los corruptos», ha subrayado. Por su parte, Luis Aznar ha atribuido en parte lo ocurrido en la sesión a las «disensiones internas» del PSOE y ha asegurado que la comisión no va a «meterle el dedo en el ojo a nadie» ni «buscar ilegalidades» de las que se ocupan los tribunales, sino estudiar la financiación de los partidos y extraer conclusiones.

Sin embargo, la portavoz socialista en la nueva comisión, Elena Víboras, ha calificado a este órgano, creado a instancias del PP, de «pantomima» y «farsa» porque sólo pretende desviar el «foco» de la comisión del Congreso al Senado y ha apuntado que aunque «nace ya muerta» el PSOE trabajará en ella con «seriedad» y «rigor».

Óscar Guardingo, de Unidos Podemos, ha alertado también de que el PP pretenda utilizarla para una «contraprogramación» de la comisión que en el Congreso estudia su financiación irregular.

Noticias Relacionadas: