Sector cafetero apuesta por el desarrollo sostenible en favor de caficultores

Sector cafetero apuesta por el desarrollo sostenible en favor de caficultores

20 mayo, 2016
|
Actualizado: 20 mayo, 2016 0:00
|

Oviedo, 20 may.- El presidente de la Federación Española del Café (FEC), Fernando Navarro, ha dicho hoy que el sector siempre tiene presente la necesidad de compensar el desequilibrio existente entre la industria y los productores mediante el apoyo a proyectos de desarrollo sostenible que favorezcan a los caficultores.

Navarro ha realizado estas declaraciones en el marco del Congreso Español del Café que se celebra en Oviedo cuyo programa gira en torno a la apuesta del café como concepto «slow food» (comida lenta), movimiento que se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía del «fast food» (comida rápida) y promueve la difusión de una nueva filosofía que combina placer y conocimiento.

Punto de partida de los llamados cafés de tercera generación que apuestan por espacios en los que lo que realmente importa es disfrutar y degustar una buena taza de café, ha explicado Navarro.

Entre los diferentes ponentes que han intervenido en este congreso destacan los representares de las ONG que hacen labores de desarrollo sostenible en las zonas de cultivo del café para ayudar a los productores que suelen ser minifundistas.

Una de estas organizaciones es la Fundación Humanismo y Democracia (H D), que desarrolla su principal actividad para la erradicación de la pobreza en América Latina, con proyectos en marcha en República Dominicana, Colombia, Perú y Bolivia, y también en Filipinas.

Desde 2001 hasta 2016, la ONG española ha desarrollado diversos programas en Colombia como el llamado «Huellas de Paz» que, como ha destacado el presidente de H D, Rafael Rodríguez-Ponga, ha contado con un presupuesto de 18 millones de euros y el apoyo de diversos organismos como la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo y la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

Este programa ha beneficiado a de 19.000 titulares de tierras en los departamentos de Antioquía, Cauca, Nariño y Valle del Caucas, y a sus respectivas familias, además de a 30.000 personas de forma indirecta, según ha resaltado el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Roberto Vélez.

Rodríguez-Ponga, que también es el secretario general del Instituto Cervantes, ha valorado este programa que promueve la mejora de la capacidad y las condiciones de miles de caficultores y que les dota de instrumentos de desarrollo sostenible y favorece el desarrollo de servicios públicos como la educación, la sanidad,

Estas iniciativas, según el presidente de H D, permiten el «asentamiento» de estos productores de café en el mundo rural, evitando el éxodo a la ciudad, y sirven para «sembrar la paz» en una zona de conflicto como la colombiana.

Rodríguez-Ponga ha apuntado que los caficultores, con el desarrollo del programa, han podido ver «duplicados» sus ingresos y ha señalado que el desarrollo sostenible en el cultivo del café beneficia a todos, a los productores colombianos y a los consumidores europeos que toman una taza de café «con garantía de calidad, de producción ecológica y control sanitario». EFE

Noticias Relacionadas: