El tuitero que se mofó de las víctimas de Germanwings, condenado a 8 meses y 720 euros

El tuitero que se mofó de las víctimas de Germanwings, condenado a 8 meses y 720 euros

16 marzo, 2017
|
Actualizado: 16 marzo, 2017 15:01
|
PUBLICIDAD

«Poca mierda veo en Twitter por haberse estrellado un avión lleno de catalanes» junto con otros mensajes racistas y xenófobos le han valido al tuitero Carlos Konami una condena de 8 meses de cárcel y una multa de 720 euros, a razón de 6 euros diarios durante cuatro meses.
«Es la primera condena firma a raíz de una denuncia del Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona por delito del art. 510.1 Código Penal, en relación a la difusión de tuits  que suponían una provocación al odio, la violencia y la discriminación contra catalanes en relación al accidente aéreo de la compañía Germanwings», según apuntan fuentes judiciales.
Asimismo, el juez también exige la eliminación de los tuits ofensivos y le condena en costas. El tuitero no pisará la cárcel por no tener antecedentes y tendrá que participar en un curso de derechos humanos que tenga por objeto el pleno respeto a la igualdad y no discriminación de las personas por motivos raciales, étnicos, religiosos, de discapacidad, orientación e identidad sexual.
En la sentencia se recogen todos los tuits ofensivos, sobre todo dirigidos a las víctimas del accidente de Germanwings en los Alpes, donde murieron 150 personas a manos del piloto suicida. Entre las víctimas había trabajadores, turistas, estudiantes, empresarios y cantantes de ópera.
La sentencia, a la que ha tenido acceso Intereconomía.com, también recoge como delitos de odio los siguientes tuits: «A la mayoría os sigo desde que erais negros y cantabais con vuestros hermanos», «marchas provida que cambian de sentido cuando ven a un niño moro al final de la calle», «juntos, cafés para dos, poniendo una bomba lapa a medias», y «que no se os olvide echar mierda sobre los catalanes sea cual sea el resultado». También hace referencia a la política: «Los españoles tenían el Seat 600 y los catalanes los 600 millones que trincó la familia Pujol. Para que luego digan que no somos distintos», o bien «que una mujer barbuda gane Eurovisión os parece escandaloso, pero que otra gobierne España no tanto, aclaraos coño».
 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD