Veintitrés fallecidos por coronavirus desde el pasado viernes

Veintitrés fallecidos por coronavirus desde el pasado viernes

05 abril, 2022
|
Actualizado: 05 abril, 2022 13:59
|

El número de fallecidos en los hospitales de Castilla y León por COVID se disparó hasta 21 desde el pasado viernes, la última jornada en la que Consejería de Sanidad difundió datos de acuerdo a la nueva estrategia de seguimiento de la pandemia, a los que hay que sumar otras dos muertes en residencias de personas mayores. Se trata de una cifra muy superior de muertos ya que en el anterior recuento hubo nueve. 

De esta manera, los complejos hospitalarios de la Comunidad ya acumulan 7.300 decesos desde el inicio de la pandemia. Además, hubo 3.175 nuevos positivos de coronavirus en ese periodo frente a los 3.037 registrados entre el martes y el viernes de la semana pasada, según los datos facilitados por la Junta y recogidos por la Agencia Ical.

Así, los casos contabilizados desde el inicio de la crisis sanitaria en Castilla y León se elevan hasta los 692.067, de los que 685.574 se notificaron mediante pruebas diagnósticas de infección activas. Además, de los 3.175 nuevos casos registrados desde el viernes, 1.225 corresponden a positivos confirmados durante la última jornada, 988 de ellos con fecha de diagnóstico de ayer.

Los nuevos positivos se concentraron, principalmente, en León, Valladolid y Burgos, con 307, 266 y 164 nuevos casos respectivamente. Les siguieron Salamanca (135) y Zamora (126). Por debajo de la centena se situaron ya el resto de provincias, encabezadas por Palencia (75), Ávila (65), Soria (61) y Segovia (26). Todo ello para sumar, desde el inicio de la pandemia, 163.528  positivos en Valladolid, 115.044 en León y 110.792  en Burgos. Con menos de 100.000 casos desde marzo de 2020 se sitúan, por su parte, Salamanca (92.659), Palencia (52.396), Segovia (44.668), Ávila (42.954), Zamora (42.730) y Soria (27.296).

En cuanto a los decesos en los últimos tres días, se concentraron en los hospitales de León (cinco) y Salamanca, Valladolid y Zamora, con cuatro en cada caso. A continuación, están los centros de Ávila, Burgos, Palencia y Soria, con un óbito en cada una de estas provincias. Desde el inicio de la pandemia, se produjeron en los centros hospitalarios de Castilla y León 7.300  muertes por COVID-19, de las que 1.495 tuvieron lugar en hospitales de Valladolid, 1.460 en León y 1.041 en Salamanca. Por debajo del millar se ubican, por su parte, los óbitos en los centros hospitalarios de Burgos (943), Palencia (595), Zamora (557), Ávila (462), Segovia (418) y Soria (329).

El número de brotes, por su parte, volvió a bajar y se situó en 84, por los 93 del viernes, con 1.950 casos vinculados, 65 más que hace tres días. Salamanca vuelve a ser la provincia con más brotes activos notificados con 18 y 511 casos vinculados, seguida por Valladolid, que cuenta con 17 brotes y 378 casos vinculados, y Zamora, que aumentó desde los ocho a los treces 14 brotes que afectan a 347 personas. Palencia se quedó en doce, con 196 positivos. Menos de una decena de brotes acumulan, por su parte, las provincias de Soria (siete con 205 casos vinculados); Ávila y Burgos, que presentan seis brotes cada una con 118 y 139 casos vinculados, respectivamente; León (tres brotes y 25 casos vinculados) y Segovia, que notifica dos brotes y 31 casos asociados a ellos.

Por último, las altas hospitalarias alcanzan las 40.657, lo que supone que desde el viernes, los facultativos dieron el alta a un total de 128 pacientes. En total, y desde el inicio de la pandemia, se acumulan 9.890 altas en centros hospitalarios de Valladolid, 7.128 en León, 6.073 en Burgos, 5.277 en Salamanca, 3.167 en Palencia, 2.716 en Zamora, 2.430 en Ávila, 2.330 en Segovia y 1.646 en Soria.

Dos fallecidos en residencias

Por lo que se refiere a las residencias, los datos publicados hoy indican que se han registrado dos fallecidos en estas instalaciones desde el viernes, además de los tres óbitos que se produjeron en los hospitales de la Comunidad que procedían de los centros residenciales de Castilla y León. De esta manera, mientras que la cifra de decesos por COVID-19 en el interior de las instalaciones residenciales aumenta en 1.225, la de residentes que murieron en los hospitales de la Comunidad aumentó hasta 2.018, para un total de 3.243. A estos habría que sumar los 1.028 fallecidos desde el inicio de la pandemia en las residencias con síntomas compatibles y los 77 decesos en hospitales en la misma situación, para contabilizar 1.105 y un total general de 4.348: 2.095 en hospitales y 2.253 en los propios centros residenciales.

Las residencias de Castilla y León prestan servicio, a día de hoy y según los datos recabados por Ical, a 44.517 personas, con una mortalidad acumulada desde que comenzó la pandemia de 23.621 óbitos, de los que 3.243 fueron por COVID confirmado y otros 1.105 con síntomas compatibles. También desde marzo de 2020 se contabilizaron 25.518 casos confirmados de COVID-19, 68 más que el pasado viernes, de los que 24.644 superaron la infección. Asimismo, hay cinco personas aisladas con síntomas compatibles, once menos que el viernes, y 235 residentes en aislamiento preventivo sin síntomas.

En cuanto a las residencias propias de la Junta, prestan servicio a 2.667 residentes, de los que 40 se encuentran hospitalizados, tres menos que el martes. Los fallecidos con COVID confirmado procedentes de estos centros se mantuvieron en los 193, manteniéndose los 117 óbitos con síntomas compatibles. Los confirmados con la infección desde el inicio de la pandemia alcanzan los 1.485 residentes, de los que 1.410 superaron la enfermedad. A día de hoy, no hay internos aislados con síntomas compatibles con el COVID-19 en los centros residenciales gestionados directamente por el Gobierno autonómico, a los que se suman otros 71 en aislamiento preventivo sin síntomas.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: