Venezuela, ante la OEA: «No tenemos crisis humanitaria ni presos políticos»

Venezuela, ante la OEA: «No tenemos crisis humanitaria ni presos políticos»

21 junio, 2017
|
Actualizado: 21 junio, 2017 7:24
|

Venezuela se ha atrevido a afirmar ante la OEA este martes que el país suramernicano no tiene «crisis humanitaria ni presos políticos».

Durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), la jefa de la diplomacia bolivariana respondió a su par de Costa Rica, Manuel Sanz, quien señaló a Caracas de perseguir a la oposición y «limitar el derecho al voto»: «No tenemos ni crisis humanitaria, ni presos políticos. Hay violentos que cometieron crímenes y por eso los solicita la justicia».

VÍDEO: La policía de Maduro dispara con armas de fuego a manifestantes en Altamira

Rodríguez respondió los señalamientos de la canciller de Honduras, quien acusó a la nación suramericana de ser un país donde hay una «crisis humanitaria», tras repasar las estadísticas que -entre otros datos- relegan a la nación centroamericana en el puesto 130 del índice de desarrollo humano: «Discúlpeme, Venezuela no tiene estas cifras espantosas (…) Yo le pregunto a usted cómo va a resolver una pobreza de las más altas del mundo que excede más del 64%».

Asímismo, la ministra de Exteriores venezolana rechazó la postura de países como Perú, que insistieron en solicitarle al gobierno venezolano la anulación de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC): «Este tipo de posiciones alientan a esa oposición violenta que se niega a participar en un proceso democrático. ¿A qué están llamando, a la guerra? Les exijo respeto a los sumisos», dijo la canciller a su homólogo de Lima.

Maduro hunde más a los venezolanos con una devaluación del 63%

Entre otras perlas, la canciller definió a su homólogo de Costa Rica, Manuel González Sanz, de «analfabeto político» por no conocer la situación en el país caribeño, advirtiendo que alimenta «las protestas violentas» en las calles.

En contraposición, Rodríguez defendió el «modelo exitoso de inclusión» del país petrolero y arremetió con ahínco contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, una de las voces internacionales más críticas contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

Almagro «promueve, protagoniza y encabeza la direccionalidad de la guerra civil en Venezuela, y así lo denuncio», afirmó con dureza la canciller. Anunció que esta será la última participación del país en la Asamblea General de la OEA, después de que a finales de abril pasado solicitara la salida del organismo, que no se concretará hasta 2019. «Más nunca volveremos a una organización que se utiliza como instrumento para sumisión y para opacar», remarcó la canciller, que hoy recabó el apoyo de aliados como Bolivia o Ecuador.

Acto seguido, se levantó de la silla y abandonó la sala, escenificando así la salida de Venezuela del organismo multilateral y repitiendo el desaire de la reunión de cancilleres acontecida este lunes. Con Estados Unidos, «el Imperio», tuvo otro sonado, aunque previsible, choque frontal.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Sullivan, propuso en la plenaria formar un grupo de naciones para «facilitar una salida» a la crisis venezolana, que la canciller rechazó por «inútil e innecesario».

En una rueda de prensa celebrada mientras todavía tenía lugar la sesión, que duró siete horas, acusó a Estados Unidos de «recrear la Guerra Fría» y de «extorsionar» y «presionar» a miembros de la OEA para lograr la resolución.

Estados Unidos forma parte de un grupo de países liderado por México -que califica de «gravísima crisis» la realidad del país caribeño- que busca una resolución conjunta de la OEA sobre Venezuela para aprobarla en la Asamblea General de Cancún, tras no lograr acuerdo en la reunión de cancilleres del lunes.

El grupo, en el que también están naciones como Canadá o Brasil, busca obtener una mayoría incontestable de dos tercios de los 34 países representados en el encuentro, aunque solo necesitarían 18 apoyos en la Asamblea, explicaron hoy a Efe fuentes diplomáticas.

No hay una propuesta final de texto, pero podría ser similar, e incluso algo rebajado, a fin lograr más apoyos respecto del que se votó el lunes sin éxito.

Venezuela respondió a la presión de México sobre su Gobierno con la presentación de diez proyectos de resolución en la Asamblea, entre ellos uno sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y otro sobre el muro que Estados Unidos quiere construir en la frontera común.

Ante este panorama, quedaron en segundo plano otros conflictos como la vieja disputa por una salida al mar de Bolivia con Chile y la crítica del primero por la «injusta y arbitraria detención» de nueve bolivianos en Chile.

Un hecho que el Gobierno chileno rebatió recordando que entre 2010 y 2017 se han registrado 38 incidentes similares. También quedaron relegados temas como la migración, la seguridad, la lucha contra el narcotráfico o la protección de los derechos humanos, verdaderos problemas regionales.

Noticias Relacionadas: