Programas del domingo
Lucha por la sucesión de Merkel

Lucha por la sucesión de Merkel

PAUL MIELGO
15 abril, 2021
|
Actualizado: 15 abril, 2021 10:10
|
PUBLICIDAD

Cuando la canciller alemana, Angela Merkel, dimita tras las elecciones de septiembre después de 16 años en el poder, no será solo su legado lo que esté en juego. El liderazgo de Alemania en Europa también. Durante sus cuatro mandatos liderando gobiernos de coalición, Merkel ha defendido la moderación y una visión global que ha sido atacada por los nacionalistas de todo el planeta. Sin embargo, las críticas a su gestión de la Covid-19, la resistencia de los landers a sus políticas de confinamientos y restricciones contra la pandemia y una tensa lucha dentro de su alianza conservadora por la sucesión, hacen que sea menos probable que el centro derecha siga gobernando la mayor economía de Europa.

Si bien la coalición de Merkel todavía lidera las encuestas, se ha desplomado alrededor de 10 puntos entre principios de febrero y mediados de abril, y los Verdes se acercan al segundo lugar. Las elecciones del 26 septiembre se presentan como las más impredecibles en décadas en Alemania, con varias coaliciones diferentes posibles.

Armin Laschet, de 60 años de edad, que preside el gobierno del estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país, se asemeja en política y estilo a la canciller. Se coloca en la “pole position” después de obtener un amplio respaldo de la cúpula de la Unión Demócrata Cristina, la CDU de Merkel, el pasado 16 de enero. Sería de esperar que fuera el candidato del bloque conservador en las elecciones, pero ahora se enfrenta a Markus Söder de 54 años, líder de la formación hermana en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU), que sube en popularidad. La CDU se estrelló con sus peores resultados de la era de la posguerra en las elecciones estatales en Baden-Wuerttemberg y Renania-Palatinado el 14 de marzo. Esto ha allanado el camino para que Soeder declarara su candidatura el 11 de abril después de meses de maniobras.

La lucha de poder entre los conservadores corre el riesgo de romper una alianza que ha garantizado la estabilidad política en Alemania desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El grupo parlamentario en Bundestag, que entre los dos partidos suma 245 diputados en esta legislatura, podría ayudar a resolver la contienda.

Por su parte, Los Verdes, que han ampliado su espacio político bajo los co-líderes Robert Habeck y Annalena Baerbock, deben anunciar cuál de ellos será su candidato a canciller el 19 de abril. Nunca han dirigido un gobierno nacional, pero han sido socios de coalición con los socialdemócratas entre 1998 y 2005, y han dirigido el estado de Baden-Wuerttemberg durante casi una década. Es probable que sean decisivos en la formación del próximo gobierno, ya sea formando una mayoría con la CDU y la CSU o liderando una alianza tripartita con los socialdemócratas del SPD y el partido de La Izquierda o el Partido Democrático Liberal, que se autodefine como el partido de la clase media. Al SPD, durante años el principal rival de la CDU, le ha pasado factura sus alianzas con Merkel y podría apoyar a los Verdes. El candidato del SPD, el ministro de Finanzas Olaf Scholz, necesitaría que su partido supere a los Verdes y posiblemente se asegure el respaldo de la izquierda para convertirse en canciller.

Combatir la pandemia: vencer al Covid-19 y supervisar la recuperación económica de Alemania será la máxima prioridad del próximo gobierno. El sucesor de Merkel también deberá reforzar la confianza de los alemanes en la Unión Europea, después de los retrasos en el lanzamiento de vacunas. Otro desafío será dirigir la UE: el presidente francés, Emmanuel Macron, buscará rellenar el vacío de liderazgo que deje Merkel. Su sucesor deberá definir los estándares democráticos en Polonia y Hungría y posicionarse ante la elevada deuda del sur de Europa. El restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos es otro de los retos principales del futuro gobierno de Berlín. Alemania es el aliado más grande y rico de Estados Unidos en Europa, pero fue objeto de fuertes críticas durante la presidencia de Donald Trump. Joe Biden tendrá la oportunidad de reparar la relación bilateral con el sucesor de Merkel.

Noticias Relacionadas: