Las pensiones de viudedad mínimas, al margen de la subida de 33 euros

Las pensiones de viudedad mínimas, al margen de la subida de 33 eurosMagdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migración y Seguridad Social./EFE

445.639 prestaciones de viudedad, que reciben un complemento a mínimos, no van a notar la subida de 33 euros en su nómina mensual, ya que el aumento para el resto de pensionistas, se verá compensado con la bajada del complemento a mínimos que aporta el Estado. 

PUBLICIDAD

La subida de 33 euros en la pensiones de viudedad no llegan a todos, y como ocurre en el caso del IPREM, vuelven a ser los más desfavorecidos los que salen perdiendo con las cuentas de Pedro Sánchez pactadas y firmadas con el líder de Podemos Pablo Iglesias.

Es cierto que la subida de 33,17 euros mensuales de la pensión de viudedad, que pasa de 814,54 euros mensuales a 847,71, beneficia desde este mes a 414.050 personas, de las cuales 409.429 (el 98,88 %) son mujeres, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

PUBLICIDAD

La mejora de 33,17 euros para quienes reúnen los requisitos supone un incremento de la pensión del 4,07 %, que se traduce en 464 euros anuales, y tiene su origen en el aumento del 56 al 60 % del parte de la base reguladora que se usa para calcular la prestación.

Los requisitos para percibir este aumento de la prestación son, fundamentalmente, ser pensionista mayor de 65 años, no tener salarios por trabajo y no percibir otra pensión pública ni otras rentas que superen un límite de ingresos situado en los 7.569 euros al año.

Si el pensionista no reúne esos requisitos queda fuera de esa subida anual, pero también se quedan sin ella otros 445.639. Según ha explicado, el Ministerio de Trabajo, dirigido por Magdalena Valerio, este incremento de 33 euros de las pensiones de viudedad también se aplica a otras 445.639 prestaciones que reciben un complemento a mínimos, sin embargo estos pensionistas no van a notar la subida en su nómina mensual, ya que el aumento se verá compensado con la bajada del complemento a mínimos que aporta el Estado. Es decir, se quedan a cero y cobrando una cantidad mínima que les deja en el umbral de la pobreza.

PUBLICIDAD