Iberdrola y Endesa se niegan a devaluar sus centrales pese al movimiento de Naturgy

Iberdrola y Endesa se niegan a devaluar sus centrales pese al movimiento de NaturgyEl presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (i) y el de Endesa, Borja Prado (d)

Naturgy realizó una abrupta devaluación del valor de sus centrales de generación convencional. Se esperaba el movimiento de las otras grandes eléctricas, pero ni Iberdrola ni Endesa lo harán debido a que está en juego la pérdida de 24.000 millones.

PUBLICIDAD

El fortísimo ajuste contable realizado por Naturgy colocaba en precio los activos de generación en España y supuso unas pérdidas de 3.000 millones en su balance. Este cambio de valor ponía contra las cuerdas a las dos grandes eléctricas cotizadas en el IBEX 35, ya que si la antigua Gas Natural Fenosa ha hecho esta asunción contable, el resto del sector debería hacerlo debido a la opinión posterior de los analistas que escudriñan y estudian las cuentas hasta el más mínimo detalle.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy, no ha entrado en este juego, afirmando que “lo que hagan los otros no es un asunto nuestro”. En el sector, no obstante, consideran que tanto Iberdrola como Endesa deberían realizar el mismo movimiento, más cuando estas empresas emplean para la generación de electricidad el mismo sistema tradicional basado en el carbón, nuclear y ciclos combinados, algunas de ellas ya con fecha de caducidad.

Desde Endesa e Iberdrola rechazan tajantemente acometer tales devaluaciones de sus activos, un hecho que mermaría su balance en 24.000 millones, de los cuales 7.100 millones serían de Endesa y el resto, unos 16.900 serían para Iberdrola. El argumento esgrimido es el sobreprecio pagado para comprar Unión Fenosa en 2007. En la absorción entraron en balance activos de Fenosa, como la participación de las centrales nucleares, centrales de carbón y ciclos.

PUBLICIDAD

Iberdrola y Endesa afirman que los activos de Naturgy estaban sobrevalorados

En junio, Naturgy realizó este acto de transparencia la mercado, anunciando que depreciaría sus activos en 4..900 millones de euros, donde se incluyen centrales térmicas españolas, que tendrán un valor inferior en 4.200 millones de euros.

Endesa cuenta con unos activos de centrales nucleares, carbón y gas por valor de 7.100 millones, mientras que los de Iberdrola tienen un valor 4.000 millones. Antes del deterioro, los de Gas Natural Fenosa estaban en 7.900 millones.

Endesa e Iberdrola afirman que su situación con la de Natury “no es comparable”, según explican fuentes del sector eléctrico a Cinco Días. Desde Iberdrola afirman que “nuestros activos en España están a valor de construcción porque no han sido comprados a terceros”. El rechazo de Iberdrola y Endesa también se debe a los test de devaluación de activos que se hacen anualmente. El auditor de la ahora llamada Naturgy no apreció nada el pasado año.

De esta forma, ambas eléctricas mantendrían el caos contable de los activos, alargando o acortando vidas útiles sin seguir los mismos criterios en balance para el sector eléctrico. Y es que, con estos baremos se aplica una ingeniería contable para presentar mejores resultados.

PUBLICIDAD

Ingeniería contable para maquillar cuentas

El caos contable de estos activos llega a tal punto que un mismo activo compartido tiene un valor contable muy diferente en función de la eléctrica que se examine. Tampoco hay un consenso sobre la vida útil de los mismos, ya que unas los contabilizan por unos años y otras por otros. Por ejemplo, Iberdrola afirma que la vida útil de sus centrales de gas alcanzan ahora los 40 años, mientras que Endesa afirma que la vida útil de sus centrales nucleares es de 50 años. Lo mismo ocurre para la eólica, Iberdrola cree que la vida útil es de 40 años, mientras que Endesa lo fija en 30 años.

Todo una ingeniería contable para cuadrar después las cuentas en balance. Y es que, a mayor número de años las empresas reducen el gasto de amortizaciones, por lo que sus balances muestran unas mejores cifras.

De momento, ni Iberdrola ni Endesa han movido ficha ni tampoco tienen intención de hacerlo. No obstante, el movimiento de Naturgy obliga al resto del sector a poner en precio estos activos en su balance, más cuando lo ha hecho una de las grandes del sector.

Estos activos contabilizados en los libros son una parte crucial para las eléctricas. Según los datos de Unesa, los activos totales en la generación convencional de las cinco grandes eléctricas -Naturgy, Endesa, Iberdrola, Viesgo y EDP- alcanzaban los 64.000 millones de euros, de los que 29.000 millones pertenecen a la generación y redes, mientras que los 35.000 millones restantes son redes, por lo que proceder al mismo baremo de Naturgy obligaría a contabilizar estos activos obligaría a depreciar a las grandes eléctricas una parte muy importante del balance y no ayuda tampoco la abultada deuda que soportan Endesa e Iberdrola.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®