Los 15 países más totalitarios del mundo

Los 15 países más totalitarios del mundo

Mientras unos países tienen un concepto de la libertad muy próximo a la anarquía, otros hacen unos esfuerzos sobrehumanos por huir del libertinaje. Business Insider ha publicado una lista de las naciones más autoritarias del planeta, donde el estado es omnipotente, donde la fuerza del gobernante se encuentra por encima de todas las cosas. 

Uno de los nominados es Bielorrusia. El motivo principal por el que ha pasado a engrosar esta lista es por su obsesión con aniquilar a la oposición. Los partidos disidentes están prohibidos en la Asamblea Nacional, su libertad de expresión absolutamente capada, reciben continuas amenazas, su presencia en televisión está completamente restringida y tienen vetado el acceso a buscar refugio en las oficinas. 

PUBLICIDAD

Otro de los seleccionados es Somalia. Esta nación africana se caracteriza por un poder concentrado en una élite extremadamente reducida, a la cual casi ningún ciudadano puede acceder. Guinea Ecuatorial es otro miembro del mismo continente y al igual que Bielorrusia, destaca por el férreo control que el Gobierno ejerce sobre la oposición. Sudán del Sur, por su parte, tiene por fuerte su violencia y terror hacia las etnias consideradas como inferiores. 

Hay más países africanos entre los quince fantásticos del autoritarismo, entre ellos Chad, África Central y Sudán. El primero resalta por su exacerbado control de todos los poderes. El económico, legislativo, político y judicial están atados y bien atados al mando de su caudillo. El segundo llama la atención por la opacidad de sus instituciones, por la ausencia clamorosa de cargos electos y por la militarización del mismo, donde las milicias rebeldes y las células vinculadas al estado se ametrallan sin cuartel. El tercero de este párrafo supone un clamor a cielo por su corrupción y fanatismo religioso. El poder económico está concentrado en minorías étnicas muy selectas y hay una prohibición terminante a profesar una religión que no sea el islam.

PUBLICIDAD

Poniendo el ojo en otros continentes, es preciso mencionar a Turkmenistán. Este país se caracteriza principalmente por su control sobre los medios de comunicación. Radio, televisión, prensa en papel pertenecen al Gobierno y las páginas webs que no sean de su agrado tienen el acceso restringido. Cuba también tiene controlado lo mediático, sobresale por su comunismo patológico y por la violenta persecución a sus disidentes. Arabia Saudí, por su parte, brilla por su fanatismo religioso. La constitución está basada en la Sharia y el Corán, por lo que la amplia batería de prohibiciones emana de esta exaltación islámica. 

Siria es otro de los territorios seleccionados. El motivo es el control que tiene sobre los civiles, a los que acostumbra a liquidar con armas químicas y bombas aéreas. Eritrea es conocido por dominar los medios de comunicación, por negar la libertad académica y religiosa a sus ciudadanos y por limitar su movilidad dentro del país. 

PUBLICIDAD

Por otro lado, está China, que al igual que Cuba destaca por su comunismo patológico. El férreo control sobre las libertades políticas y académicas es la columna vertebral de este sistema. Corea del Norte es su primo hermano en este sentido.  

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia S.L. 2016®