Endesa prevé un resultado ordinario neto de 2.200-2.300 millones en 2026 y un dividendo por acción de 1,5 euros en ese año
José Bogas, CEO de Endesa, ha afirmando en la Junta General de la eléctrica que “el nuevo modelo energético debe ser competitivo para el cliente y rentable para el inversor”.

Endesa prevé un resultado ordinario neto de 2.200-2.300 millones en 2026 y un dividendo por acción de 1,5 euros en ese año

24 abril, 2024
|
Actualizado: 24 abril, 2024 16:44
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

Endesa prevé situar el resultado ordinario neto en el rango de 2.200-2.300 millones en 2026, con un ebitda de 5.600-5.900 millones, y un dividendo por acción de 1,5 euros en ese año. Se extiende un ejercicio más la ratio de pay out del 70% y se ofrece un dividendo mínimo garantizado de 1 euro durante todo el período del plan, según ha informado el consejero delegado de la eléctrica. José Bogas, en el transcurso de la Junta General de Accionistas en su sede de Madrid.

Bogas, ha reivindicado la intensa década que lleva Endesa impulsando su descarbonización y la transición energética en España y Portugal. Un proceso que lleva a un nuevo modelo energético que la empresa ve, fundamentalmente, eléctrico y que debe de ser “por encima de todo, competitivo para los consumidores y rentable para el inversor”, según el primer directivo de la empresa.

La Junta General de Accionistas ha contado con un quórum de asistencia del 83,694% del capital y ha aprobado todos los puntos del orden del día. Entre ellos, la incorporación de Michela Mossini, Elisabetta Colacchia y Guillermo Alonso como consejeros -dominicales en los dos primeros casos e independiente en el tercero-.

Bogas repasó los pilares del plan estratégico 2024-2026, dotado con 8.900 millones: “La rentabilidad y la flexibilidad de las inversiones, la eficiencia de las operaciones y el control de costes para maximizar la generación de caja, y, por último, la sostenibilidad financiera y ambiental”.

La nueva regulación de las redes

La nueva regulación económica de las redes de distribución será clave para destinar a ellas los 2.800 millones recogidos en el plan, 200 más que en el plan anterior. En este sentido, Bogas ha enfatizado: “Invertir en redes es clave para dotarlas de resiliencia y nuevas capacidades digitales; invertir en redes es crítico para que puedan dar cobertura a un modelo de generación y de consumo eléctrico distribuido. Sin redes dimensionadas y resilientes, no será posible la Transición Energética. Este punto es vital”.

Endesa tiene capacidad para incrementar su compromiso de inversión en redes más allá del plan, alcanzando el nivel que contempla el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). Pero es necesario que la regulación de esta actividad mejore, que se eliminen los topes a la inversión y que la remuneración sea adecuada para que la inversión tenga una rentabilidad razonable. “La actual regulación en materia de distribución nos está haciendo perder oportunidades a nivel país para atraer empresas, talento y tejido industrial”, aseguró el consejero delegado.

Endesa y la transición energética

En la partida de Generación incluida en el plan, Endesa pone el foco en los dos únicos proyectos de Transición Energética Justa en marcha en la Península Ibérica (Andorra y Pego, en Portugal, ambos ganados por Endesa) y en el plan eólico en Galicia. Ante la creciente oposición local y la judicialización de los desarrollos renovables, Bogas defendió el modelo de la compañía: “Desarrollo local con proyectos de valor compartido y apostando por la integración sostenible. Las distintas administraciones deben dar seguridad jurídica a las inversiones, para que se pueda avanzar en la descarbonización”.

Interés singular en el ámbito de la Generación mereció la situación en Canarias, donde la actividad de producción eléctrica está regulada. Desde el año 2013 no se ha lanzado ningún proceso de concurrencia de nueva capacidad y es urgente “sustituir, modernizar e incorporar nueva capacidad de generación para garantizar el suministro y reducir las emisiones”, resaltó Bogas.

Clientes de Endesa

La evolución de la cartera de clientes, actividad comercial que absorbe otros 900 millones del plan 2024-2026, prevé situar los de mercado libre en 7,5 millones al final del periodo. “Desarrollaremos nuestra estrategia comercial fomentando y ayudando a nuestros clientes a priorizar la electrificación de sus usos energéticos”.

Se mantiene el compromiso de ser una compañía Cero Emisiones en 2040, con el hito de alcanzar en 2026 un 93% de la producción eléctrica libre de emisiones en la península. En gas, además de la recuperación de márgenes tras el atípico ejercicio 2023, Endesa prevé un descenso del uso de gas en ciclos combinados ante el avance de la producción renovable.

En cuanto a la evolución financiera, el consejero delegado recordó que la meta a 2026 es lograr una ratio de apalancamiento (deuda financiera neta en relación al beneficio bruto, o ebitda) de 1,4 veces respecto de las 2,1 en 2025 del plan anterior. “Esto nos coloca en una posición de oportunidad para acometer mayores inversiones, si se dan las circunstancias de negocio y regulatorias adecuadas”, reiteró Bogas. La deuda neta a final del plan será entre un 10 y un 20% inferior a 2023, en la horquilla entre 8.000 y 9.000 millones.

Del ejercicio 2023, el primer ejecutivo de la energética ha repasado las principales magnitudes que marcan la evolución de negocio y financiera, y ha recordado las circunstancias atípicas vividas tanto por la situación de mercado en el gas, como por cambios regulatorios y decisiones arbitrales contrarias.

80 años de la creación de Endesa

José Bogas recordó también que el próximo mes de noviembre se cumplen 80 años de la creación de Endesa como empresa pública. En un entorno volátil y convulso, el directivo reivindicó la capacidad de la empresa para adaptarse y seguir siendo, hoy como activo clave dentro del Grupo Enel, un referente de la Transición Energética en la Península Ibérica. Una compañía, sintetizó, “que aporta valor a sus accionistas, que genera empleo, y que contribuye al diálogo sosegado y constructivo para que la colaboración público-privada sea una realidad”.

Junto al reconocimiento al esfuerzo y compromiso de los empleados de Endesa, Bogas también tuvo palabras de agradecimiento al consejo de administración al completo. A Flavio Cattaneo, CEO de Enel, y a los nuevos consejeros que se han incorporado tras el voto a favor en la Junta. “Quiero hacer una mención muy especial a Alicia Koplowitz, que ha finalizado su etapa como consejera de Endesa, a quien agradezco su apoyo y trabajo durante estos años”, añadió el directivo.

Sánchez-Calero detalla la incorporación de tres nuevos consejeros

Por su parte, el presidente no ejecutivo de Endesa, Juan Sánchez-Calero, explicó durante su intervención ante los accionistas que durante 2023 el consejo de administración ha aprobado la Implementación del Sistema Interno de Protección del Informante de Endesa. “Para ello, hemos adoptado la Política de Protección del Informante de Endesa y un Procedimiento de Gestión de Hechos Informados de Endesa y adaptado los Reglamentos del Consejo, del Comité de Auditoría y Cumplimiento y del Comité de Supervisión del Modelo de Prevención de Riesgos Penales y Antisoborno”, citó.

El presidente también ha detallado las razones que fundamentan la incorporación de los tres nuevos consejeros al órgano de gobierno de la sociedad, aprobada hoy.

Estas incorporaciones persiguen los siguientes objetivos:

Cubrir la vacante de Alicia Koplowitz, a la que quiero trasladar el reconocimiento y agradecimiento por su inestimable contribución e implicación durante su mandato como consejera independiente.

Consolidar el cumplimiento de las normas que reclaman la presencia de al menos el cuarenta por ciento del sexo menos representado.

Equilibrar el porcentaje de representación del accionista de control que, a pesar de ser propietario del 70% del capital social de Endesa, había designado hasta ahora tan solo al 33% de los miembros del consejo de administración.

Continuar con un número de consejeros independientes mayor que el de consejeros dominicales designados a instancia del accionista mayoritario, de conformidad con las normas internas corporativas y la Política de Gobierno Corporativo, que han sido configuradas para asegurar la conciliación de los intereses de todos los componentes del accionariado, con particular atención a los accionistas minoritarios. De adoptarse los acuerdos propuestos, la estructura del consejo se distribuirá entre un 50% de consejeros independientes, un 42,9% de consejeros dominicales en representación de Enel, y un 7,1% de ejecutivos.

Noticias Relacionadas: