Francisco González incumple el Código de Buen Gobierno y el BBVA da la callada por respuesta en el ‘caso Villarejo’

Francisco González incumple el Código de Buen Gobierno y el BBVA da la callada por respuesta en el ‘caso Villarejo’

24 octubre, 2018
|
Actualizado: 24 octubre, 2018 17:34
|
PUBLICIDAD

Francisco González, presidente del BBVA, presume de ética y transparencia como pilar básico del banco que dirige. Sin embargo, se salta todas las normas básicas de la responsabilidad social corporativa cuando el implicado es él. Hay acusaciones muy graves contra el BBVA en el caso Villarejo y el banco sólo responde con el silencio.

Las relaciones del BBVA con el excomisario Villarejo, hoy en prisión y que había ideado una red de prostíbulos para chantajear a poliíticos y empresarios, un ‘negocio de éxito’, según la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, vienen de lejos.

Pero ahora han dado una vuelta de tuerca de más. Según el digital ‘Vozpópuli’, Francisco González contrató al excomisario Villarejo en 2005, tras el intento de asalto del grupo constructor Sacyr, entonoces controlado por Luis del Rivero, una oscura maniobra que apuntaba a que estaba dirigida por Miguel Sebastián, el director de la Oficina de Información Económica de Moncloa, ocupada en aquellas fechas por José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero Miguel Sebastián, antes de ese cargo, ocupó hasta 2003 la jefatura de Estudios del BBV y luego del BBVA. Las rencillas entre González y Sebastián venían y vienen de lejos. Sebastián era un hombre del BBV de Emilio Ybarra y de Pedro Luis Uriarte, presidente y consejero delegado, a los que González se quitó del medio en cuanto pudo haciéndose amo y señor del banco. Tardó menos de dos años desde la fusión BBV-Argentaria en acabar con sus adversarios, siendo de los pocos casos en la historia de fusiones en el que el pequeño (Argentaria) se hizo con el control del grande (BBV). Eso sí, lo hizo con la complacencia del PP de Aznar, que para eso lo nombró presidente de Argentaria. El BBV siempre había mantenido unas excelentes relaciones con el PSOE.

Tras un  periodo de fuertes desavenencias, incluso en público, con informes de Miguel Sebastián en contra de lo que pensaba el propio González, Sebastián fue despedido en 2003. Cuando Zapatero ganó en 2004 lo llamó a Moncloa y desde ahí se preparó el asalto al BBVA.

Francisco González, ya sin el apoyo del PP que había perdido las elecciones de 2004, la primera vez con Rajoy al frente, se vio acorralado y parece ser, según publica ahora ‘Vozpopuli’, que no escatimó ni medios ni métodos, saltándose toda ética elemental en los negocios para defenderse de tal ataque instrumentado desde Moncloa y acabar con su adversario que había idead que el PSOE recuperará el control del BBVA.

Para ello, contrató al ahora excomisario Villarejo, que ya tenía montada su red clientelar en la que se han visto implicadas otras empresas del IBEX 35, como, por ejemplo, Iberdrola.

Según ‘Vozpópuli’, «el excomisario alude en una de sus grabaciones a uno de los trabajos que estaba desarrollando para el banco: La opinión del FG, que el hijoputa es muy malo, es buscar alguna fórmula para desequilibrar al que es su enemigo, porque en el fondo el que ha montado todo el ‘show’ de Sacyr ha sido Sebastián».

El comisario jubilado José Manuel Villarejo hurgó en la vida privada del exministro socialista de Industria, Turismo y Comercio Miguel Sebastián supuestamente por orden de Francisco González

Así, el comisario jubilado José Manuel Villarejo hurgó en la vida privada del exministro socialista de Industria, Turismo y Comercio Miguel Sebastián para el BBVA, según consta en una grabación del polémico agente de 15 de mayo de 2005, a la que ha tenido acceso ‘Vozpópuli’.

«La grabación se realizó en mayo de 2005, el mes de la grabación, ya habían pasado dos meses del final del intento de la constructora Sacyr de hacerse con la mayoría del banco, presidido por Francisco González, conocido como FG, y que logró superar el pulso, del que se culpó al entonces Gobierno socialista, y en concreto al ministro Miguel Sebastián, que apoyó en la sombra la operación del empresario Luis del Rivero», describe ‘VozPópuli’.

Este diario añade que «en la conversación grabada en 2005, el comisario Villarejo explica a su interlocutor, el también imputado en la ‘caso Tándem’ Enrique García Castaño, conocido con el sobrenombre de ‘el Gordo’, qué trabajo iba a hacer para el BBVA, una entidad financiera en la que el jefe de seguridad era el también excomisario Julio Corrochano, al que denominan «Julito», amigo personal de ambos agentes».

«Con esa historia cojo al otro, que es odio, con esa historia cojo al FG y nos contrata», indica Villarejo a García Castaño

«¿Qué es lo que quiere el FG?, que esté nervioso», explica Villarejo, para después completar en el audio su opinión sobre el exministro: «Tiene unos cambios de estado emocionales de la hostia. La opinión del FG, que el hijoputa es muy malo, es buscar alguna fórmula para desequilibrar al que es su enemigo, porque en el fondo el que ha montado todo el ‘show’ de Sacyr ha sido Sebastián. Otra cosa es que el Abellón se quisiera beneficiar», añaden desde ‘Vozpópuli’.

Villarejo llega a identificar al presidente del BBVA, Francisco González con el acrónimo «FG» y deja claro la buena relación de García Castaño con Julio Corrochano, el jefe de seguridad del banco: «Hemos quedado que la pasta que estaba pendiente nos la iba a pagar, y la está pagando. Me da un recibito tal y cual, y yo con eso he pedido los últimos canutos (micrófonos), para hacer un poquito de rastreo, tal y cual».

Villarejo, según recoge la misma publicación, informa a ‘el Gordo’ que «llegó a localizar» a una persona, con lo que podría «tener los datos morbosos. Con esa historia cojo al otro, que es odio, con esa historia cojo al FG y nos contrata», indica Villarejo a García Castaño.

Según elindependiente.es, el BBVA pagó a Villarejo cinco millones de euros entre 2012 y 2017.

Pues bien, ante estas graves acusaciones, cuya actuación por supuesta orden directa de Francisco González, incmpliría cualquier código de buen gobierno de las empresas o de responsabilidad social corporativa, y a las preguntas de Intereconomia.com, el BBVA se despacha con una simple frase: «En relación al tema que nos preguntas, no estamos haciendo ningún comentario»

 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD