Programas del domingo
Magyar Vagon apura plazos para presentar la opa sobre Talgo ante la creciente oposición del Gobierno

Magyar Vagon apura plazos para presentar la opa sobre Talgo ante la creciente oposición del Gobierno

28 marzo, 2024
|
Actualizado: 28 marzo, 2024 11:45
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

El grupo húngaro Magyar Vagon apura plazos para presentar el folleto de la opa que lanzó el pasado 7 de marzo sobre el 100 % del capital de Talgo y mantiene conversaciones con el Gobierno y con los sindicatos, al tiempo que se producen movimientos de otras compañías que también podrían tener interés en el fabricante de trenes español. El Gobierno español se opone a esta operación y ayer mismo el ministro de Industria, Jordi Hereu, se decantaba por dos posiciones: o vetar la compra o entra en el capital de Talgo, como en Telefónica, con la Sepi.

El 7 de marzo Magyar Vagon anunció su intención de comprar el 100 % de Talgo a cinco euros por título, por un total de 619,3 millones de euros, una operación que cuenta con el visto bueno de los accionistas y el consejo de administración de Talgo.

Ganz comunicó esta semana que ha presentado oficialmente su notificación de inversión extranjera directa e información relacionada a las autoridades españolas. El Ministerio de Economía español no se pronuncia.

Las fuertes reticencias mostradas por el Gobierno español a la operación de entrada del capital húngaro en una empresa considerada estratégica ha hecho mover piezas al accionista mayoritario de Talgo, Trilantic (40 % del capital) buscando nuevos socios.

Trilantic, el fondo clave en la opa de Magyar Vagon

Según han publicado diversos medios económicos, Trilantic habría contactado al fabricante suizo Stadler para tratar de armar una contraopa vista la posición del Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez. El fabricante vasco CAF también habría sido sondeado, e incluso la SEPI.

Ni Talgo ni los portavoces de Trilantic se pronuncian sobre estos movimientos, cuya fecha tope, en principio, sería el próximo 7 de abril, cuando vence el plazo de un mes desde el anuncio de la opa por parte de Magyar Vagon.

Mientras, los directivos húngaros György Bacsa y András Tombor y el presidente Talgo, Carlos Palacio, y su consejero delegado, Gonzalo Urquijo, se reunieron de manera informal el pasado lunes con los sindicatos, que reclamaron claridad sobre el futuro industrial de la empresa y la plantilla, así como el mantenimiento de la sede en España.

La firma húngara mostró su intención de mantener la sede de la empresa en España, en caso de que la opa prospere, y conservar las condiciones de trabajo de la plantilla, según fuentes sindicales.

Empresa considerada estratégica por el Gobierno

El Gobierno ha advertido de que se trata de una empresa que opera en un sector estratégico y juega un papel fundamental en la movilidad ferroviaria, por lo que la operación solo saldrá adelante si existe «el pleno convencimiento de que se mantiene un control estratégico», según ha expresado el ministro de Industria, Jordi Hereu.

El proceso deberá ser autorizado por el Consejo de Ministros en España y analizado por las autoridades de competencia comunitarias por la concentración de empresas.

El oferente es una sociedad húngara formada por Ganz-Mavag (55 %) y Corvinus (45 %), participada esta última por el Estado húngaro a través del Ministerio de Economía. A su vez, Ganz-Mavag está íntegramente participada por Magyar Vagon, propiedad de un fondo de capital riesgo (Solva II), cuyo principal accionista, con el 50 %, es el ciudadano húngaro Csaba Töro.

La empresa que lanza la opa es propiedad de un antiguo asesor del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y se ha consolidado en el sector ferroviario a través de privatizaciones en aquel país.

Detrás de este consorcio están DJJ y András Tombor, que fue consejero de asuntos de seguridad nacional de Orbán durante su primer Ejecutivo, entre 1998 y 2002.

Accionistas de Talgo

El mayor accionista de Talgo es Pegaso Transportation International, con un 40,03 % del capital, un conglomerado en el que están el fondo de origen británico Trilantic -fundado por dos ex ejecutivos de Lehman Brothers- la familia Oriol (descendientes de los fundadores), y Torreal, la sociedad de Juan Abelló.

Tienen participaciones minoritarias la familia Torrente Blasco a través de TorrBlas (5 %), la aseguradora Santa Lucía (2,96 %) y el banco noruego Norges (2,79 %), entre otros. El resto cotiza en bolsa.

Al cierre de 2023, la cartera de pedidos de Talgo sumaba 4.223 millones de euros, su máximo histórico, impulsados sobre todo por las ampliaciones de contratos ya existentes. Un 80 % del negocio es internacional.

Desde su salida a bolsa el 6 de mayo de 2015 a 9,25 euros por acción, ha perdido más de la mitad de su valor, ocho veces más de lo que ha bajado en este tiempo el IBEX 35. 

Noticias Relacionadas: