Programas del sabado
La economía española, destinada a años de mediocridad

La economía española, destinada a años de mediocridad

29 enero, 2024
|
Actualizado: 29 enero, 2024 16:39
|
PUBLICIDAD

Sara Anguera. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),  el organismo de cooperación internacional compuesto por 38 Estados,​ cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales, publicó su informe de proyecciones económicas de largo plazo, donde realizó un repaso por las economías de la Unión Europea, y, en donde llegó a la conclusión de que la economía española está condenada a décadas de mediocridad y a subidas de impuestos.

En este informe, se recoge la previsión de la economía hasta el año 2060, y uno de los principales puntos a destacar de este es la mediocridad de la economía española. En especial, si las condiciones se mantienen estables y las tendencias continúan su curso, según indica la OCDE en su informe, el crecimiento anual del PIB per cápita de España, que fue del 0,4% durante el periodo 2007-2020, aumentará con el paso de los años, pero no al nivel deseado. Este crecimiento se proyecta aumentar a un 0,9% entre 2020 y 2030, y posteriormente a un 1,3% anual entre 2030 y 2060. 

La OCDE espera que el PIB español aumente solo un 1,6% 2030 y 2060

A pesar de estos incrementos, el avance del PIB per cápita de España queda rezagado considerablemente respecto a la media de la OCDE en el mismo periodo (1,2% anual 2007-2020, 1,5% anual entre 2020 y 2030, y 1,6% entre 2030 y 2060), así como por debajo de la Eurozona (0,6% anual 2007-2020, 1,1% anual entre 2020 y 2030, y 1,4% entre 2030 y 2060). Aunque la diferencia es mínima en términos porcentuales, el aparente ‘retraso’ económico de España se convierte en un desafío significativo a lo largo de todo el periodo, sugiriendo que el país enfrenta décadas de mediocridad económica.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE), Eurostat y base de datos de las perspectivas económicas la OCDE

Pero, ¿cuáles son los problemas que hacen que la economía española aumente tan lentamente comparada con el resto de los países miembros de la Unión Europea?

Las causas de esta problemática son diversas, como, por ejemplo, la productividad, el envejecimiento de la población activa, la deuda pública, el aumento del gasto público… Para entender cada causa y cómo afecta cada una de estas a la economía a largo plazo, primero hay que indagar en cada una de estas.

La productividad de España ha experimentado una disminución del 7,3%

En primer lugar, el nivel de eficiencia del trabajo en España, que viene a ser la productividad, es uno de los más bajos dentro de la Unión Europea. En especial, la productividad en España ha experimentado una disminución del 7,3 % desde el año 2000, una falta de progreso que está obstaculizando el crecimiento del PIB per cápita y ampliando la brecha con respecto a los países que están mejorando su eficiencia, según los datos difundidos este viernes en el primer informe del Observatorio de Productividad y Competitividad en España (OPCE), elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Fuente: BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económica (Ivie)

Si se comparan estos datos con el resto de los países de la Unión Europea, como los datos de Alemania, en donde la productividad ha aumentado un 11,8% en el mismo periodo de tiempo, o países como Estados Unidos, donde la productividad aumentó un 15,5%, los datos de España no solo se quedan cortos, sino que hasta parecen ofrecer un futuro no tan positivo para la economía española. Es más, aunque la OCDE prevé que se mantendrá el incremento anual del 0,4% de la productividad anual en España, seguido de un incremento del 0,9% a partir del 2030, este aumento sería insuficiente para que España logre converger con la Eurozona o los Estados Unidos; más bien, se anticipa que ocurrirá lo contrario.

El envejecimiento de la población, otro factor que afectará a la economía española

Por otro lado, otro de los factores que afectan a la mediocridad de la economía española según la OCDE es el envejecimiento de la población. Actualmente en España, ya se ha comenzado a sufrir el problema del envejecimiento de la población. En especial, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la gran mayoría de la población se encuentra en las franjas de edad de entre 30 y 60 años.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

A su vez, en cuanto a los datos de la página Statista, la media de la edad de la población se sitúa alrededor de 47 años, aunque según se espera que esta cifra aumente hasta los 53 años en el año 2050.

Fuente: Statista

 La OCDE anticipa que, en promedio, la proporción de la población en edad laboral aumentará un 0,1% anual durante esta década. No obstante, para el periodo 2030-2060, proyecta una contracción anual del 0,5%, siendo España (junto con Grecia) el país más afectado entre los 38 países y dos bloques económicos evaluados. Según la OCDE, la disminución de la población en edad laboral será el principal factor que limitará el crecimiento del PIB per cápita en las próximas décadas. Las proyecciones de la ONU indican que la población total de España, no solo la en edad laboral, comenzará a disminuir en 2025, llegando a perder incluso hasta 40 millones de habitantes en 2060.

En un futuro, España tendrá que reducir las prestaciones para poder mantener la economía

Dadas estas circunstancias, parece sumamente difícil lograr un desempeño positivo en esta situación. El crecimiento económico suele depender del aumento de los factores de producción (tierra, capital y trabajo) o de un incremento en la productividad total de los factores (PTF). A menos que ocurra una revolución, un nuevo baby boom, una migración masiva u otro evento poco probable, la economía de España parece destinada a enfrentar décadas de mediocridad económica.

Además, la disminución de la población en edad laboral podría resultar en un aumento de la carga fiscal experimentada por los factores productivos. En un escenario constante, un número cada vez menor de trabajadores se verá obligado a sostener a una proporción creciente de individuos que no forman parte de la fuerza laboral, principalmente debido al aumento proyectado de la población con pensiones de jubilación en las próximas décadas.

Para mantener a esta población inactiva, solo existen dos opciones viables: reducir las prestaciones recibidas (en referencia a las pensiones) o aumentar significativamente los ingresos públicos para cubrir dichas prestaciones. Todo sugiere que los gobiernos probablemente optarán por la segunda opción, dada la creciente influencia en el censo electoral de personas de mayor edad.

Según la OCDE, los trabajadores tendrán que pagar más impuestos para mantener la economía

Según un cuadro publicado en su informe, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revela que la carga fiscal en España aumentará en algo más de 7 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) potencial durante el período que abarca desde 2024 hasta 2060. En la actualidad, este aumento equivaldría a aproximadamente 80.000 millones de euros, una cifra que no tiene sentido calcular en términos actuales debido a la incertidumbre inflacionaria. Sin embargo, lo más preocupante es que este aumento de la carga fiscal recaerá probablemente sobre una porción decreciente de la población: los trabajadores.

Más allá del crecimiento en el gasto destinado a pensiones y salud, la OCDE señala que España deberá aumentar su carga fiscal (casi alcanzando el 50% del PIB) para abordar el déficit estructural presente en las finanzas públicas españolas. Además, se anticipa que el aumento de los intereses de la deuda superará, en momentos específicos, al crecimiento económico. A pesar de ello, hay países, como Japón, Corea del Sur o Eslovaquia, que deberán implementar aumentos de la carga fiscal superiores para mantener el equilibrio en sus cuentas.

El informe de la OCDE concluye al analizar el conjunto de países que, «sin cambios en la política, para mantener los estándares y beneficios actuales de los servicios públicos y al mismo tiempo mantener estables los ratios de deuda pública, sería necesario aumentar la carga fiscal en promedio en 6,2 puntos porcentuales (pp) del PIB entre 2024 y 2060 en la OCDE. En nueve países de la OCDE, el aumento de la carga fiscal podría superar los 9 pp de PIB», concluye el informe.

Reformar el sistema de salud o el de pensiones podría ser una solución a la mediocridad de la economía

No obstante, la OCDE explica que existe otra opción, además de aumentar los impuestos, para mantener la estabilidad en la deuda y el déficit: «Otra alternativa sería reformar los sistemas de salud y pensiones para mejorar la eficiencia y evitar que el gasto aumente tanto como se proyecta en este ejercicio. En algunos países, también se podría considerar aumentar la financiación a lo largo de la vida de la deuda. Ninguna estrategia es intrínsecamente superior y sería prudente considerar alguna combinación de ellas… pero si se elige abordar el desafío fiscal mediante el aumento de los impuestos, entonces se debería contemplar el uso de instrumentos tributarios que sean más favorables al crecimiento, la inclusión y la sostenibilidad», concluye el informe de la OCDE.

En resumen, la mediocridad económica parece destinada a ser una constante, y la carga fiscal se prevé que aumente significativamente, especialmente para los trabajadores.

La OCDE presenta dos alternativas para abordar este desafío fiscal: aumentar los impuestos o implementar reformas en los sistemas de salud y pensiones para mejorar la eficiencia y reducir el gasto. Aunque ninguna estrategia es intrínsecamente superior, la organización destaca la importancia de considerar instrumentos tributarios que sean más favorables al crecimiento, la inclusión y la sostenibilidad.

El futuro económico de España se vislumbra complicado, con la necesidad de tomar decisiones difíciles para abordar los desafíos estructurales. La adopción de medidas que impulsen la productividad y al mismo tiempo equilibren la carga fiscal será esencial para evitar décadas de mediocridad económica.

Noticias Relacionadas: