PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

La rentabilidad de la banca, hundida por el coronavirus

La banca española redujo tras el estallido de la pandemia del coronavirus su rentabilidad sobre recursos propios hasta el -7,46 %, muy lejos del 7,69 % de un año antes, después de que sus resultados se hundieran por los deterioros de valor y el aumento de provisiones para hacer frente a la crisis.

Según la información publicada este lunes por el Banco de España, los deterioros de valor, debido especialmente a los ajustes de los fondos de comercio, y las provisiones sumaron 29.394 millones de euros en el segundo trimestre de 2020, frente a 10.241 millones de euros del mismo periodo de un año antes.

A pesar de la significativa caída de la rentabilidad anualizada de los recursos propios de las entidades que operan en España, la solvencia de la banca española mejoró, con una ratio de capital de máxima calidad (CET1) del 12,80 % a cierre de junio; la ratio de Tier 1, en el 14,13 %, y la ratio de capital total, en el 16,15 %.

El capital total de las entidades significativas, las supervisadas por el BCE, se situó en el 15,84 % a cierre de junio, y el de las entidades más pequeñas, de las que se ocupa el Banco de España, en el 21,63 %.

La tasa de morosidad de las entidades que operan en España siguió cayendo y se situó en el 2,94 % en el segundo trimestre, cuando la economía sufría las peores consecuencias tras la declaración del estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus, lo que supuso su nivel más bajo desde junio de 2015.

Al cierre del primer semestre de 2020, la tasa de morosidad de las grandes entidades era del 3,02 %, y la de las menos significativas, del 2,40 %.

La ratio de cobertura de liquidez del total de entidades de crédito ascendió, hasta situarse en el 200,03 % en el segundo trimestre de 2020; en las grandes entidades era del 194,10 % y en las pequeñas, del 300,81 %.