PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Mañueco sugiere a Tudanca que no utilice la sanidad como “arma arrojadiza”

El portavoz socialista reprocha a la Junta "no haber hecho nada en estos meses"

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pidió hoy al portavoz socialista, Luis Tudanca, que “no utilice la sanidad como herramienta arrojadiza”, menos ante esta pandemia de coronavirus, y le invitó a recuperar el dialogo entre ambos.

En el pleno de las Cortes el portavoz socialista, Luis Tudanca, preguntó al presidente cómo considera la situación de la sanidad pública y, tras desgranar una serie de propuestas de su grupo rechazadas por el PP, fallos en la gestión y escasez de personal, concluyó que “no ha hecho nada en estos meses para estar mejor preparados”.

“Creo que es un error utilizar la sanidad como herramienta arrojadiza”, replicó el presidente, que pidió al socialista que siga la línea de diálogo y colaboración abierta entre la Junta y el Gobierno o la Junta y las entidades locales, a la vez que avanzó de que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, va a invitar a los portavoces a mantener reuniones periódicas sobre la evolución epidemiológica del virus.

En su primera intervención, Fernández Mañueco manifestó que la sanidad soporta una de “las mayores tensiones”, elogió el trabajo de los profesionales y comprometió el esfuerzo de su Gobierno con la “mejor sanidad”, mientras que Tudanca lamentó que el presidente “se escondiera” en la sanidad nacional y en los profesionales.

El portavoz socialista enumeró los fallos y retrasos en los PCR, en los confinamientos, la falta de médico en el confinado municipio de Sotillo de la Ribera, la privatización de las pruebas a alumnos y docentes y el aumento del gasto en sanidad privada. “Los sanitarios no son telefonistas, no sirve para frenar la pandemia”, sentenció, tras recordar que los consultorios locales siguen cerrados.

Tudanca coló en su segunda intervención que el presidente de la Junta ocultó el informe del director de Gestión del Hospital de Burgos (HUBU) en relación a irregularidades en el modelo concesional, mientras que Fernández Mañueco que el autor de ese trabajo dijo que era limitado y no cuestionó el modelo, a lo que unió que todas las denuncias se han archivado.

En contraposición, como compromiso con la sanidad, afirmó que su Gobierno apostará por el esfuerzo presupuestario con este servicio y se refirió a los 6.000 contratos, el aumento en un 50 por ciento de las camas uci, el incremento de los rastreadores, la multiplicación de PCR, la pronta puesta en marcha de antígenos o tener una reserva de EPIs.

También, defendió la privatización de los PCR para escolares y profesores por seguridad de ambos colectivos, por rapidez y para dar una mejor respuesta. El presidente antes rechazó los recortes atribuidos por Tudanca y aseguró que Castilla y León es la segunda comunidad con mayor incremento porcentual en sanidad.

Por ello, concluyó su intervención con una apelación a la “lealtad y la colaboración” y en mostrar su “sorpresa por el ataque” socialista a los profesionales y Tudanca, ante los datos que ofrece hoy el INE, zanjó que son las políticas del PP las que hacen que “Castilla y León pierde población y se desangra a espuertas”.

“Le tiendo la mano, no cuestiono su liderazgo, le invito a recuperar las conversaciones”, cerró el ‘cara a cara’ el presidente de la Junta con el portavoz socialista.