La conciliación laboral y personal, el factor determinante para alcanzar la felicidad en el trabajo

La conciliación laboral y personal, el factor determinante para alcanzar la felicidad en el trabajo

Nuestra sociedad se encuentra inmersa en la llamada IV Revolución Industrial, un entorno en el que hombre y máquina conviven y en el que se ha generado un gran debate sobre si los robots sustituirán o no a las personas en el plano laboral y si la Inteligencia Artificial destruirá empleo o ayudará a crear nuevos puestos de trabajo.

PUBLICIDAD

En cambio, en medio de toda esta polémica, las políticas de las empresas, y más concretamente de los departamentos de Recursos Humanos, están centradas en atraer y captar el mejor talento posible hacia ellas, consiguiendo un grado de compromiso en las personas que las forman que vaya más allá de un contrato de trabajo. Las empresas no pierden de vista el valor de las personas y los equipos humanos y siguen apostando por ellos.

Una prueba de esto es que la felicidad de los trabajadores, el llamado salario emocional, está adquiriendo una importancia vital a la hora de captar y fidelizar el talento y es la piedra angular de cualquier política de Recursos Humanos hoy en día, especialmente en las grandes empresas.

Para profundizar en estas ideas,The Adecco Group, líder mundial en la gestión de recursos humanos, ha lanzado de nuevo su VIII Encuesta Adecco sobre Felicidad en el trabajo – realizada entre más de 3.500 trabajadores españoles-, para conocer de primera mano qué importancia tiene esta filosofía y estilo de liderazgo entre el talento español.

PUBLICIDAD

Y a pesar de que estas políticas de felicidad laboral sigan en aumento en nuestro país, lo cierto es que disminuye el porcentaje de trabajadores que se sienten felices. Ahora dicen serlo 3 de cada 4 encuestados, 5,5 puntos porcentuales menos que hace tres años y el menor porcentaje desde que se hace la encuesta.

También ha cambiado en todos estos años el foco sobre qué necesitamos para sentirnos satisfechos en nuestra empresa y, por primera vez en todo este tiempo, disfrutar de un buen horario que permita conciliar vida personal y profesional se convierte en lo más importante para alcanzar la felicidad laboral, puntuado con 8,22 puntos sobre 10 por los españoles. Un buen ambiente de trabajo (8,21 puntos) y un buen jefe (7,98) también favorecen la felicidad de los trabajadores. Mucha fuerza ha perdido el salario en estas posiciones, aunque sigue estando presente entre las demandas de los encuestados.

Iria Vázquez-Palacios,directora de Gestión de Talento y Empleabilidad del Grupo Adecco, explica que: “la percepción de los trabajadores sobre las empresas en las que quieren desarrollarse está cambiando a un ritmo vertiginoso. Cada vez más nos fijamos en aspectos que van más allá del salario que recibimos o la reputación de la empresa que nos va a contratar. Ahora se mira si esa compañía ofrece proyectos interesantes, si uno tiene la oportunidad de desarrollar su carrera en el medio plazo y qué salario emocional ofrece: políticas de conciliación, de bienestar de los trabajadores, beneficios sociales, etc.“.

“A cambio, los trabajadores se involucran más en cada proyecto, están motivados y son más productivos alcanzando un nivel de compromiso con su empresa excelente”, concluye la directiva del Grupo Adecco.

PUBLICIDAD

La felicidad laboral para los españoles

De los trabajadores encuestados por el Grupo Adecco a lo largo de este 2018, 3 de cada 4 afirman ser felices en su trabajo, concretamente el 76,1% de ellos. Por lo que un 23,9% de ellos no es feliz en su puesto de trabajo.

Esta proporción ha bajado casi 5,5 puntos porcentuales en los tres últimos años y se sitúa en su momento más bajo desde que comenzó a hacerse la encuesta en el año 2011, en plena crisis económica. Y todo ello, a pesar de que las empresas apuestan con más fuerza por las políticas de felicidad laboral.

A mayor formación, mayor es el porcentaje de españoles que se sienten felices en su trabajo frente a los encuestados con niveles educativos inferiores. En cambio, los porcentajes están muy igualados entre hombres y mujeres,superando apenas por décimas el porcentaje de las mujeres felices al de los hombres. En cuanto al rango de edad, los más jóvenes y las personas que están en los últimos años de carrera profesional dicen sentirse más satisfechos con su trabajo que las franjas de edad intermedias (entre 35 y 54 años).

Pero, ¿de qué depende esta felicidad? Aislando los factores del entorno y las circunstancias personales de cada trabajador –que también tendrán su cuota de influencia-, los españoles afirman, por primera vez en las ocho ediciones que lleva realizándose la encuesta, que lo más importante para ser feliz en el trabajo es la flexibilidad horaria o un buen horario de trabajo que ayude a las personas a conciliar su vida personal con la profesional. Esta opción alcanza una puntuación de 8,22 sobre 10 tras años en los que ha ido ganando peso.

En segundo lugar, disfrutar de un buen ambiente laboral, basado en relaciones personales fluidas y compañerismo, es elegido con 8,21 puntos sobre 10 (hasta ahora lideraba la importancia de los factores).

En la tercera plaza se mantiene el contar con un buen jefe o líder para ser feliz en el trabajo (7,98 puntos); una condición que hasta hace dos años no aparecía entre los cinco primeros puestos pero que ahora cobra más importancia.

Aunque sin alcanzar la importancia que llegó a tener años atrás, en esta edición disfrutar de un buen salario recupera algunas posiciones y décimas y se sitúa cuarto con 7,94 puntos. La realización personal y poder desarrollar nuestras habilidades personales y nuestras competencias se colocan quinto y sexto en orden de importancia, con 7,87 y 7,81 puntos respectivamente.

La adecuación de la formación adquirida al puesto de trabajo, la cercanía al lugar de trabajo y el reconocimiento de colegas y superiores a la labor realizada también son importantes. En último lugar, lo menos valorado por los trabajadores españoles son los beneficios sociales que algunas empresas ofrecen (seguro médico, descuentos en actividades educativas y/o de ocio, cheques-restaurante…) aunque son considerados por encima del 7.