Tensión entre las empresas del IBEX 35 por el posible giro económico en Argentina

Tensión entre las empresas del IBEX 35 por el posible giro económico en ArgentinaEl peronista Alberto Fernandez habla durante un acto el pasado domingo en el búnker del Frente de Todos, en Buenos Aires (Argentina) tras conocerse que es el candidato a la Presidencia de Argentina más votado en las primarias. EFE/ Enrique Garcia Medina

Un giro económico liderado por un nuevo gobierno peronista en Argentina podría perjudicar aún más a las empresas españolas con intereses en el país latinoamericano, que ya han sufrido y sufren el deterioro económico del país, un deterioro que se puede agravar con la victoria del líder de los peronistas.

PUBLICIDAD

Los expertos coinciden en que el resultado de las elecciones primarias del pasado domingo en Argentina tuvo un efecto directo negativo en todas las empresas españolas con presencia en el país trasandino, pero se vio profundizado en el caso de las más pequeñas como Codere y Prosegur.

Las empresas españolas tienen una alta exposición en Argentina, explica el analista de XTB Joaquín Robles, y el impacto directo de las primarias presidenciales ha sido negativo tanto por el efecto divisa como por la inseguridad jurídica, que se ve agravada por las «dudas que generan los resultados electorales».

Robles ha dicho que para las compañías españolas será difícil paliar todas las eventualidades que puedan enfrentar en los próximos meses «si la victoria de los peronistas trae la volatilidad que han descontado los inversores».

PUBLICIDAD

«Hay que tener en cuenta que el mercado el lunes reaccionó de una manera muy violenta, descontó la peor de las situaciones y también es verdad que se tiene que cumplir ese peor de los escenarios para que, de alguna manera, continúen las fuertes caídas», ha añadido.

«Si sale Alberto Fernández (el candidato peronista) como ganador, probablemente sea difícil que veamos un cambio de tendencia en el peso argentino y que haya una recuperación de niveles», opina la analista de Renta Cuatro Nuria Álvarez.

Si esto sucede, explica, podría producirse una situación de hiperinflación y las empresas deberían ajustar activos y gastos, lo que tendría un efecto directo en los ingresos.

El analista de ATL Capital Félix López alega que un triunfo de Fernández en noviembre, acompañado de un giro en la política económica, podría generar efectos más significativos en las compañías dado que la situación que ha descontado el mercado «no pinta bien» y es de «preocupación extrema».

PUBLICIDAD

Señala además que si bien «no es lo mismo que una empresa tenga una presencia residual pequeña a que tenga una fuente significativa de su negocio, como es el caso de Codere o Prosegur», si los niveles de riesgo o impago argentinos se acentúan, el impacto y la preocupación podrían ser mayores.

Argentina es el segundo mercado para Codere, ya que supone el 22 % de los resultados del grupo, explica Robles de XTB, y Prosegur «también verá agravada su situación de continuar con esta caída, ya que durante los últimos resultados trimestrales achacó la reducción de beneficios a los tipos de cambio».

Las empresas españolas con más intereses en Argentina

Telefónica

La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete destacaba hace dos años el fuerte crecimiento de ingresos y rentabilidad en ese país y se mostraba muy satisfecha por su evolución. “Esta buena evolución se explica por un entorno macro favorable (crecimiento del consumo privado y menor nivel de inflación), por una mejor calidad de la base de clientes, y una continua implementación de eficiencias”, aseguraba. En 2018 tuvo incluso que aplazar la OPV de sus filial argentina, una operación que iba ir destinada a reducir su abultada deuda que está en los 50.000 millones de euros y que es su mayor lastre en Bolsa. En 2019, las cosas no mejoran por la inflación.

BBVA

Si el banco presidido por Carlos Torres ha errado con su estrategia en Turquía con el Garanti, heredada de Francisco González, la misma herencia le pasa factura en Argentina, con el Banco Francés, del que tiene el 66%. BBVA también dibujaba un contexto optimista sobre Argentina en su informe anual de 2017. “Muy buena trayectoria de los ingresos recurrentes en Argentina, destacando tanto la positiva evolución del margen de intereses como el excelente comportamiento de las comisiones, que contribuyeron a un crecimiento del margen bruto del 25%. En el mes de julio de 2017, BBVA Francés realizó una ampliación de capital de 400 millones de dólares para financiar el crecimiento orgánico del banco, dadas las buenas perspectivas económicas del país. Todo lo anterior terminó en un aumento del resultado atribuido del 19,1%, hasta los 219 millones, un 25,4% de la región de América del Sur (Argentina, Chile, Colombia y Perú)”. Todo esas buenas sensaciones de 2017 pasan a ser una nueva pesadilla para el banco de Francisco González.

Banco Santander

Banco Santander  ha mostrado siempre su confianza en el futuro de Argentina y el potencial de crecimiento del país. Su objetivo era invertir más de 20.000 millones de pesos (unos 850 millones de euros), en 3 años y se fijó entre sus objetivos duplicar en ese mismo periodo el volumen de créditos concedidos a la clientela.

Santander Río, la filial del grupo español en Argentina, es el primer banco privado del país por volumen de créditos y depósitos, cuenta con 3,6 millones de clientes, cerca de 480 oficinas y más de 9.000 empleados, después de adquirir el negocio minorista de Citi.

Esta operación le permitió sumar más de medio millón de clientes, 70 sucursales y obtener un beneficio neto de 359 millones de euros en 2017, un 14 % más en euros constantes, gracias al aumento de los ingresos de clientes, que compensaron los gastos por la integración. Las previsiones sobre el futuro del negocio bancario siguen siendo halagüeñas, afirmaba el Santander Rio a principios de año.

DÍA

Desde luego no está siendo el año de la cadena de supermercados baratos, en plena opa de Fridman y con los accionistas divididos.  Es una de las compañías pioneras en el mercado argentino y ha cumplido 21 años en ese país. En la actualidad cuenta con 930 establecimientos y una cuota de mercado del 14,1%.  Logró el año pasado unas ventas de 1.747 millones en Argentina, el 16,9% del total de la facturación mundial (10.334 millones). Empleaba a 4.539 trabajadores, 216 menos que en 2016.

Mapfre

La aseguradora Mapfre señalaba a principios de 2017 que quería aprovechar la coyuntura económica actual de Argentina para que sus ventas sigan creciendo por encima de la inflación y el beneficio neto avance ya en 2018 un 25 %, hasta llegar a 15 millones de euros.

Además, según desveló el responsable de la compañía en el país latinoamericano, Salvador Rueda, en una entrevista a Efe, el objetivo era ganar rentabilidad y que mejore el ratio combinado, la siniestralidad más los gastos sobre los ingresos por primas.

Mapfre, que llegó a Argentina en 1986, opera en los ramos de autos y hogar, entre otros, con más de 240.000 vehículos asegurados y más de 140.000 hogares, y cuenta con un volumen de primas próximo a 5.500 millones de pesos, equivalentes a unos 300 millones de euros.

Prosegur

La compañía españolas de seguridad es una de las mas expuestas. Prosegur ingresó 897 millones en Argentina en 2017, el 18,8% dedel total del grupo. El 17,8% de sus beneficios operativos brutos los obtuvo en ese país.

Naturgy

Gas Natural presta servicio a 1,6 millones de clientes residenciales, 53.000 comerciales y 1.200 industriales, y tras muchos años de precios energéticos artificialmente bajos, confío su futuro en Argentina a la llegada de Macri al poder.

La crisis argentina y la alta inflación en la que puede caer el país puede dar al traste con sus objetivos en las cuentas.