Banco Santander, el banco menos perjudicado por el impuesto de Pedro Sánchez a la banca

Banco Santander, el banco menos perjudicado por el impuesto de Pedro Sánchez a la bancaAna Botín, presidenta del Banco Santander. / EFE

El impuesto de Pedro Sánchez a la banca es un recargo del 8% en el Impuesto de Sociedades, que restará un 10% al beneficio. Solo se aplicará sobre el resultado en España, por lo que Banco Santander sería el menos perjudicado, mientras que la banca más pequeña, con Bankia, Unicaja y Liberbank serían los más castigados al tener una mayor exposición.

PUBLICIDAD

El plan económico de Pedro Sánchez anunciado el pasado mes de enero imponía un recargo del 8% en el Impuesto de Sociedades, elevando así la factura fiscal a las entidades financieras, y generando una profunda preocupación entre los inversores, ya que la banca podría trasladar este impuesto vía comisiones y elevar los precios de los servicios prestados, es decir, que finalmente pagarán los contribuyentes como suele ocurrir.

Según UBS y a tenor del programa del PSOE, los beneficios de la banca en España bajarán un 10%, ya que el PSOE no puede aplicar esta tasa sobre los beneficios obtenidos en otras regiones del mundo. En este sentido, los menos expuestos a España son Banco Santander, con cerca de un 14% de su beneficio en el país, y BBVA, aunque su porcentaje es más elevado, mientras que tendrá un mayor impacto en la banca con mayor exposición, como Bankia, Unicaja Banco y Liberbank.

Bankia, Unicaja Banco y Liberbank, los más perjudicados al tener gran parte de su negocio en España

El plan del PSOE es recaudar cerca de 1.000 millones de euros con este impuesto, una cifra que da por buena la entidad suiza, pero sería muy insuficiente para cubrir el déficit de las pensiones, con un agujero de la Seguridad Social de 18.000 euros anuales y en aumento. El Ejecutivo socialista trata de captar por la vía de los impuestos un total de 13.500 millones de euros más al año, por lo que dejaría un déficit en la Seguridad Social de 4.500 millones anuales, motivo por el que el sistema continuará necesitando financiación adicional para poder hacer frente a las extras de las pensiones.

PUBLICIDAD

El Estado ya ha pedido dos créditos al Tesoro para poder hacer frente a las pagas extras del pasado año y de este. En concreto se han pedido al Tesoro un total de 20.200 millones de euros en dos años, mientras que el remanente de la hucha de las pensiones ya no da ni para pagar una única paga extra, al situarse por debajo de los 8.000 millones de euros. Según UBS, el 10% del beneficio en España de los bancos domésticos pasarán a manos del Estado, mientras que solo entre el 3% y el 4% de Banco Santander y BBVA.

En Reino Unido se incrementó el precio por los créditos y pagaron los contribuyentes

Las críticas a este impuesto no se han hecho esperar, más cuando se espera que la banca finalmente lo traslade al consumidor final por la vía de las comisiones o aumentar los precios de los servicios prestados. El ejemplo está en Reino Unido, donde se han incrementado los intereses a los créditos por este motivo.

El PSOE vendió este impuesto de nueva creación como un “recargo” en el Impuesto de Sociedades. De esta forma, sí puede incluirse en los Presupuestos del Estado ya que el impuesto existe y está en vigor. No obstante, el PSOE guarda otro impuesto sobre las transacciones financieras de la banca, que tendrá que ser aprobado por decreto, y después convalidado en el Congreso de los Diputados.

Con estos dos impuestos a la banca, se espera que el Estado recaude cerca de 3.000 millones de euros, un fuerte golpe que asestará Pedro Sánchez como venganza a las entidades financieras, pero que realmente lo pagaremos los de siempre.

PUBLICIDAD

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®