Las claves de la junta de accionistas del Banco Santander de 2019

Las claves de la junta de accionistas del Banco Santander de 2019

 La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha entrado este viernes en campaña y, a dos semanas de las elecciones generales, ha pedido a los partidos políticos que huyan del “cortoplacismo” porque será necesario llegar a acuerdos para gobernar España y ello requiere “responsabilidad y madurez”.

PUBLICIDAD

Aunque ha asegurado que no tiene ninguna información distinta al resto de ciudadanos, Botín, considerada una de las mujeres más influyentes de Europa, ha hecho esta advertencia en la junta de accionistas en base a las encuestas y recordando que España ha demostrado otras veces que sabe hacerlo.

Además, ha reclamado a los políticos que “hablen claro” porque, ha añadido: “en política económica, sabemos lo que funciona y, sobre todo, sabemos lo que no funciona”.

Tras las elecciones del próximo 28 de abril, Botín cree que hay que huir del cortoplacismo e impulsar una agenda reformista con visión de largo plazo, crecimiento inclusivo y cohesión social, que sólo es posible si los empresarios invierten y crean empleo.

PUBLICIDAD

“Gobierne quien gobierne, necesitamos un compromiso permanente con la educación y para invertir más en educación necesitamos una economía que genere los recursos que permitan financiar servicios públicos de calidad”. “Una economía fuerte es la gallina de los huevos de oro”, ha resumido.

En su opinión, España puede y debe recuperar protagonismo en la construcción europea y ha descrito al “brexit” como el canario en la mina que avisa de los peligros que pueden venir si se ignoran las preocupaciones que millones de personas tienen sobre sus trabajos, su prosperidad y su futuro.

En cuanto al propio Banco Santander, a primera hora de este viernes el grupo anunció la intención de recomprar a los accionistas minoritarios el 25 % de su filial mexicana, lo que supondría invertir hasta 2.560 millones a pagar con acciones nuevas del grupo.

Para los próximos años el banco aspira a ser más rentable, elevar el retorno sobre el capital del 13 al 15 %; mejorar su eficiencia hasta el 42-45 %; elevar el capital de máxima calidad al 12 % y repartir en dividendo entre el 40 y el 50 % de los beneficios.

PUBLICIDAD

Y aunque nunca descarta posibles operaciones corporativas, este viernes ha aclarado que Santander no está interesado en los bancos alemanes, tras conocerse que Deutsche Bank y Commerzbank negocian una posible fusión.

El “brexit”, reconoce, continúa generando incertidumbre pero asegura que el banco ha hecho todo lo que está en sus manos para estar preparados para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, ya sea con acuerdo o sin él.

“Pase lo que pase, estaremos ahí para apoyar a nuestros clientes”, ha asegurado.

En respuesta a algunos accionistas, Botín ha dicho que la integración de Popular avanza bien y, una vez terminada la integración de las sedes centrales, el objetivo es concluir en julio de 2019 la integración de la red de oficinas.

Sobre la polémica por el fallido fichaje del italiano Andrea Orcel como consejero delegado, la entidad ha admitido que pensaba que el coste sería menor por la estrecha relación con UBS, la entidad en la que hasta entonces trabajaba el banquero.

“No va a haber ningún cambio en la estrategia del banco sobre Orcel”, ha añadido Botín, un mensaje que refuerza la posición de José Antonio Álvarez como número dos de la entidad pero no despeja la duda de si Santander llegará a un acuerdo con Orcel, aparentemente dispuesto a batallar en los tribunales.

En su plano más social, Santander aspira a que 10 millones de personas accedan a los servicios financieros de aquí a 2025 y que en el medio plazo el número de mujeres en cargos directivos en el grupo sea al menos un 30 %, sin brecha salarial de género.

El encuentro con los accionistas ha servido para aprobar las cuentas de 2018 y la incorporación de Henrique de Castro al consejo de administración, que ha pasado de un 7 a un 33 % de representantes extranjeros desde la llegada de Ana Botín a la presidencia.

“También el 33 % somos mujeres, pero queremos dar un paso más y nos hemos marcado el objetivo de alcanzar el equilibrio entre ambos sexos en 2021, de modo que cada uno ocupe entre el 40 y el 60 % de los puestos”, ha añadido.

Se ha aprobado también la reelección de varios consejeros y el pago de un dividendo total de 0,23 euros por acción, un 4,5 % más que un año antes.

Santander ha desglosado que paga más de 7.056 millones en impuestos en todo el mundo, 3.458 millones sobre el beneficio; en el caso de España la factura fiscal asciende a 1.765 millones, 464 millones a través del Impuesto de Sociedades.