S&P: la banca española tiene difícil solucionar los problemas de morosidad

S&P: la banca española tiene difícil solucionar los problemas de morosidadEl ladrillo tóxico aún se encuentra en el balance de la banca, aunque mejoran los ratios

La banca española lucha para eliminar del balance los activos tóxicos y mejorar así la morosidad. A su juicio, la banca está más cerca de alcanzar el límite en el problema de la morosidad, pero será difícil solucionarlo ya que la mala calidad de los activos restantes es una barrera para encontrar compradores.

PUBLICIDAD

Así lo ha asegurado un nuevo análisis de S&P Global al que ha tenido acceso Intereconomía.com. “Una década después del estallido de la burbuja inmobiliaria en España, los prestamistas del país siguen desentrañando su gran cantidad de malos préstamos inmobiliarios, acumulados después de la burbuja inmobiliaria”. “Cientos de miles de propiedades continúan sin poder venderse o están medio terminadas en los libros contables de la banca debido al fracaso de los promotores durante la burbuja del ladrillo.

En los últimos años, con un crecimiento del 3% y recuperación del mercado inmobiliario, la banca ha podido reducir el problema y por tanto bajar los ratios de deuda incobrable calculados por S&P. De hecho, la agencia de calificación ha afirmado que los ratios de préstamos morosos sobre los préstamos mantenidos a coste amortizado se han reducido de forma sostenida desde 2015.

PUBLICIDAD

En este sentido, ha destacado que la ratio en Banco Santander ha bajado del 4,81% al 4,54% al final del primer trimestre de 2018. BBVA, por su parte, los ha reducido al 5,05% frente al 6,12%, mientras CaixaBank presenta una ratio del 6,39% frente al 8,18%. Banco de Sabadell, por su parte, lo reduce al 5,61% frente al 8,56%, y Bankia baja al 9,01% desde el 11,08%.

“El año pasado hubo un fuerte impulso por parte de los bancos para vender paquetes de activos tóxicos, o la totalidad o parte de sus unidades de bienes raíces, a fondos de capital privado, en medio de una economía en mejoría y el aumento de los precios inmobiliarios”, ha indicado la agencia.

En este sentido, ha recordado que BBVA descargó la mayor parte de su negocio inmobiliario español a Cerberus por 4.000 millones, transfiriendo un total de 78.000 activos inmobiliarios con un valor bruto en libros de aproximadamente 13.000 millones a una empresa conjunta.

PUBLICIDAD

CaixaBank planea vender la mayor parte de sus activos inmobiliarios, con un valor en libros bruto de 12.800 millones de euros, a otro fondo de inversión, Lone Star Funds, mientras que Sabadell también pretende vender carteras por un total de miles de millones de euros.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®