Guerra entre los hermanos Del Pino por la renovación de Bergareche y Ayuso en el consejo de Ferrovial

Guerra entre los hermanos Del Pino por la renovación de Bergareche y Ayuso en el consejo de FerrovialEl presidente de Ferrovial, Rafael del Pino.

Leopoldo del Pino, dueño de más del 5 % de Ferrovial y hermano del presidente de la compañía Rafael del Pino, ha expresado su oposición a la renovación como consejeros del grupo de Santiago Bergareche y Joaquín Ayuso por dudar de su independencia y en aras del buen gobierno corporativo.

PUBLICIDAD

La junta celebrada este viernes ha aprobado la reelección de nueve consejeros, entre ellos el presidente, el consejero delegado, Íñigo Meirás, y de los históricos Santiago Bergareche y Joaquín Ayuso, a cuya renovación se oponía Leopoldo del Pino, dueño del 5 % del grupo, por dudar de su independencia y en aras del buen gobierno corporativo.

En un escrito, Leopoldo del Pino puso de manifiesto que ambos exceden con creces el plazo de permanencia máximo de 12 años previsto para los consejeros independientes en la Ley de Sociedades de Capital, pues de renovar alcanzarán una permanencia en el cargo de 23 y 20 años, respectivamente.

Adicionalmente, en el caso de Bergareche ha renovado a la edad de 73 años, cuando el reglamento del consejo de Ferrovial prevé expresamente que los consejeros deben poner su cargo a disposición y formalizar la dimisión si el Consejo lo estima conveniente, cuando alcanzan los 72 años.

PUBLICIDAD

Leopoldo del Pino ha criticado que para solventar esta situación la compañía se limite a calificarlos de «otros externos» en lugar de consejeros independientes.

Ferrovial, por su parte, ha defendido que Bergareche y Ayuso cuentan con un profundo conocimiento de la compañía y, por tanto, su permanencia se considera «muy enriquecedora».

Añade que el hecho de que no puedan ser calificados bajo la categoría de independientes «no se ha considerado relevante a los efectos de su reelección» y que Bergareche puso su cargo a disposición del consejo en 2017, cuando cumplió 72 años, y que fue éste el que le «invitó» a no dimitir y a continuar en el ejercicio de su cargo.

Bergareche y Ayuso se incorporaron a Ferrovial en 1995 y en 1982, respectivamente, «por lo que a la incertidumbre respecto de su independencia que se deriva de la larguísima permanencia en sus cargos, de acuerdo con la normativa aplicable, se unen además los vínculos y estrechas relaciones personales que puedan existir entre ellos y los miembros del equipo directivo», denunciaba Leopoldo del Pino.

PUBLICIDAD

Ferrovial prevé cerrar la venta del negocio de servicios este verano

Al margen de la renovación de los consejeros, el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, ha avanzado hoy que el grupo prevé cerrar «en torno al verano» la venta de su negocio de servicios, valorado por el mercado en unos 3.000 millones de euros.

En febrero, coincidiendo con la presentación de los resultados de 2018, Ferrovial clasificó todas las actividades relacionadas con el área de servicios como disponibles para la venta.

El objetivo, ha defendido Del Pino ante la Junta de Accionistas, es concentrar todos los recursos materiales y humanos en lo que creen que saben hacer mejor, «que es el desarrollo y la promoción de infraestructuras privadas».

«Este cambio sustancial en la estrategia de Ferrovial ha sido bien recibido por el mercado. Aunque hemos comenzado hace poco, creemos que la operación estará finalizada en torno al verano», ha señalado Del Pino.

«La compañía cuenta con unos activos de infraestructuras de transporte únicos en el mundo. (…) La venta de Servicios permitirá centrar nuestra actividad en este mercado, donde consideramos que se encuentran las oportunidades de mayor creación de valor para el accionista”, ha añadido el presidente de Ferrovial.

Precisamente, la Junta ha aprobado autorizar al consejo de administración a vender la división de Servicios, que emplea a unas 69.000 personas, ya sea en bloque o por paquetes.

Durante la presentación de las cuentas en febrero, Del Pino expresó su preferencia en que la venta del negocio de servicios se hiciera en bloque.