Carrefour cobra por las bolsas de los panecillos, pese a estar exentas por la ley

Carrefour cobra por las bolsas de los panecillos, pese a estar exentas por la leyCarrefour./EFE

Carrefour se salta la ley sobre el pago de bolsas de plástico al cobrar por las muy ligeras, utilizadas para almacenar los panecillos. El Gobierno aprobó un Real Decreto que obliga a las tiendas a cobrar las bolsas de plástico desde el 1 de julio, pero dejó fuera las muy ligeras.

PUBLICIDAD

Según ha denunciado la OCU, Carrefour hace pagar por las bolsas de los panecillos y también las gruesas, fabricadas con más del 70% de plástico reciclado. «Esta actuación nos parece un abuso y pedimos que se rectifique», señala la OCU.

Con el objetivo de reducir el consumo de bolsas de plástico en España, el Gobierno aprobó un Real Decreto el pasado 18 de mayo de 2018 que obliga a las tiendas a cobrar las bolsas de plástico a partir del 1 de julio.

PUBLICIDAD

No obstante, en esta obligación se exceptúan las bolsas muy ligeras, que se suministran como envase primario para alimentos a granel porque son necesarias para evitar el desperdicio alimentario y tienen un espesor de menos de 15 micras y también las llamadas gruesas ( por tener más de 50 micras) que estén fabricadas con más del 70% de plástico reciclado para fomentar el uso de material reciclado.

Carrefour puede cobrar las bolsas de panecillos, pero no amparándose en la norma

Parece que hay establecimiento que están interpretando a su manera la norma y estarían cobrando además de las bolsas ligeras (las de caja), las muy ligeras (para llevar productos a granel) con la excusa de que les obliga el Real Decreto:

Esta práctica, además de confundir al ciudadano sobre el propósito (se pretende evitar el uso innecesario, pero no en puntos donde se necesita por seguridad alimentaria y para prevenir el desperdicio), nos parece un abuso y se debe rectificar cuanto antes. Si Carrefour quiere cobrar las bolsas muy ligeras porque considera que es un servicio extra, puede hacerlo pero no amparándose en que es una obligación impuesta por esta norma.

Para OCU no es un servicio extra, sino parte del producto que el consumidor adquiere porque la bolsa va marcada con el código de barras con el que se cobra en caja el producto por lo que “es obligatorio” llevarse el pan en esa bolsa de plástico.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, el precio real del pan que compramos no es 0,6 euros como marca el cartel, sería 0,62 € (los dos céntimos se aplican a todas las bolsas del pan a granel de Carrefour donde encontramos diferentes bolsas, cada una de su tamaño y código de barras que marca el precio del contenido) y no porque lo diga la nueva legislación (que por cierto no es una ley como dice el cartel, sino un Real Decreto) sino porque la empresa ha decidido externalizarlo.