Domino’s quiere ‘comerse’ a Telepizza

Domino’s quiere ‘comerse’ a TelepizzaTelepizza es ahora propiedad de KKR.

La cadena Domino’s cumple diez años en España con la apertura de su tienda número 300 en el país, y se coloca ahora como objetivo para la próxima década dar el «sorpasso» al líder indiscutido del sector, Telepizza, tanto en facturación como en pedidos.

PUBLICIDAD

Así lo ha avanzado este viernes en una entrevista con Efe el director general de la enseña en España, Francisco Páez, quien revela que el ritmo de aperturas será similar al de estos últimos años, con entre 35 y 40 inauguraciones por ejercicio y una inversión anual de entre 12 y 16 millones de euros.

Esta nueva meta contrasta con los mensajes de la compañía en años anteriores, cuando asumía que su principal competidor contaba con una posición «muy dominante» y una enorme capilaridad que hacían «difícil» plantearse siquiera el poder arrebatarle la primera posición.

Para derrocar a Telepizza -que cuenta con más de 700 locales repartidos por todo el país y está inmerso actualmente en relanzar la marca Pizza Hut bajo su gestión-, Domino’s apuesta por un cambio de modelo en el que el crecimiento llegará sobre todo de la mano de franquiciados.

PUBLICIDAD

Actualmente, de sus 300 tiendas apenas un 13 % son franquicias y el resto son locales propios, un mix poco habitual en el sector y que cambiará en los próximos años.

«Queremos detectar en nuestra plantilla empleados con voluntad de emprender y les ayudaremos con la financiación. Es una forma de retener talento y, al mismo tiempo, tener gente en las tiendas franquiciadas que conozca el negocio y la marca», argumenta Páez, quien recuerda que él mismo comenzó su carrera como «pizzero».

Aunque no facilita los datos concretos de facturación, el directivo asegura que la compañía ha crecido a doble dígito todos los años desde su aterrizaje tanto en ingresos como en pedidos, y «sigue creciendo por encima de un 15 % anual» en ambos indicadores.

Su cuota de mercado en España ronda el 22 %, lo que sitúa a la firma como segundo operador del país, y su producción anual ronda los 25 millones de pizzas.

PUBLICIDAD

Domino’s es una de las mayores cadenas de pizzerías a nivel mundial, nació en 1960 en Estados Unidos y sus derechos de explotación en España pertenecen al grupo Zena -hoy propiedad de la mexicana Alsea- desde 2009, un contrato que expira en breve y que será renovado por diez años más, según Páez.

Alsea protagonizó una de las mayores compras que se recuerdan en el sector de la restauración española al completar en octubre de 2018 la compra de la española Vips por 500 millones de euros, una operación que le hace pasar a gestionar un total de 10 marcas en el país además de Domino’s, entre ellas Foster’s Hollywood.

Sólo en la cadena de pizzerías ya emplea a 8.500 personas, de acuerdo con sus datos, de los cuáles 4.000 son repartidores.

En este sentido, el director general de la firma descarta recurrir a empresas especializadas en entrega a domicilio como Deliveroo, Glovo o Ubereats -en el punto de mira recientemente por el supuesto uso de «falsos autónomos» como repartidores-, y mantendrá su apuesta por una flota propia.

«No queremos poner en manos de terceros un elemento que para nosotros es clave. De media, entregamos los pedidos en 23 minutos», justifica.

Preguntado sobre el calentamiento del mercado de la restauración en España, Páez ha reconocido que se trata de un país con «mucha competencia» donde el «boom» de la entrega de comida a domicilio se ha producido más tarde que en otras latitudes.

A la moda del «delivery» se suma el encarecimiento de los alquileres y el cada vez mayor interés de fondos de inversión, aunque en su opinión existe margen para crecer para las cadenas organizadas a costa de los establecimientos independientes a lo que se suma, en el caso de la pizza, una caída de la compra de este producto en los supermercados.