Iberdrola intenta cobrar 2.454,17 euros en una refacturación y sólo logra 106

Iberdrola intenta cobrar 2.454,17 euros en una refacturación y sólo logra 106El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán

Iberdrola acusó a uno de sus clientes de manipular el contador de la luz y le exigía pagar una refacturación de 2.454,17 euros. Al final, la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán sólo conseguió cobrar 106 euros.Las denuncias de las eléctricas  sus clientes por manipulación de contadores están al orden del día y en muchas casas son infundadas e injustificadas.

PUBLICIDAD

Eso fue lo que le pasó a Isidro Bilbao. En agosto de 2016, según relata la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la inspección de Iberdrola detectó una manipulación del contador del apartamento de la playa de este cliente de lberdrola.

La eléctrica, sin mas comprobaciones, procedió a refacturar el consumo eléctrico de la vivienda del último año presentado a Isidro Bilbao una factura por valor de 2.454,17 euros. El cliente protestó ante el Servicio de Atención al Cliente de Iberdrola alegando que la única constancia de manipulación del contador había sido la realizada por el inspector mandado por la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán sin previo aviso y sin presencia del propietario de la vivienda. A esto añadió que todo el mundo con llave del portal del edificio tenía acceso al cuarto de contadores, una versión corroborada por el propio administrador de la finca.

Además, la tratarse de una segunda residencia, que sólo se usaba unos días en verano, el cliente de Iberdrola alegó que era absurdó manipular el contador de la luz por el bajo consumo de la vivienda. La eléctrica, tras muchas llamadas y reclamaciones al Servicio de Atención al Cliente por parte del afectado, tomo en consideración de que se trataba de una segunda residencia sólo usada en vacaciones y por ello bajó la refacturación. De un primer intento de cobrar casi 2.500 euros pasó a refacturar 740,01 euros.

PUBLICIDAD

Pero la refacturación seguía siendo excesiva. Y es que Iberdrola utilizó como baremo para todo el año únicamente los 10 primeros días de agosto, que era cuando la vivienda estaba ocupada y a pleno rendimiento y lo aplicó a 244 días de uso cuando en realidad la vivienda sólo había sido utilizada durante 42 días al año.

Como Iberdrola no atendía razones, el cliente acudió a la OCU y la respuesta que recibió fue que ya había rebajado la factura. Tras el cerrojazo de Iberdrola, el cliente acudió al Servicio de Industria en Castellón. Mientras tanto Iberdrola le reclamó la factura vía judicial.

El Servicio de Industria de Castellón fijó la refacturación en 106 euros, frente a los 2.454,17 del primer intento y los 740,01 euros del segundo. La demanda judicial de Iberdrola contra Isidro Bilbao fue sobreseída.

Este es un nuevo caso que vuelve a evidenciar las malas prácticas de las eléctricas con sus clientes, que han sido denunciadas, incluso, por sus propios comerciales.

PUBLICIDAD

 

 

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®