No es un hito ‘planetario’ como diría Pajín, pero sí uno ‘internacional’ como dice Ribera

No es un hito ‘planetario’ como diría Pajín, pero sí uno ‘internacional’ como dice RiberaTeresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica. | Efe

Desde luego el Gobierno de Sánchez no se caracteriza por su modestia. Gobiernan porque España los necesita, y lo que hacen, no llega a la altura de Zapatero, con aquel encuetro planetario con Obama, pero si a ‘hito internacional’ con su política medioambental que ha encendido todas las alarmas en el sector del automóvil y los sindicatos, que más que ‘hito internacional’ lo califican de propia de un «país del Quijote».

PUBLICIDAD

Corría el año 2009 cuando por aquel entonces la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, que hacía méritos para llegar a ser ministra, como más tarde sucedió en Sanidad, entre 2010 y 2011, afirmó esta frase lapidaria: «El próximo acontecimiento histórico en el planeta será la coincidencia de Zapatero en la UE y Obama». Se refería así a la coincidencia en el tiempo de la presidencia por turno de Zapatero en la UE y la de Obama en la UE.

Y es que este PSOE hace historia siempre que gobierna, aunque casi siempre para mal y ha ha encedido todas las alármas en el sector del automóvil, que emplea, directa o indirectamente, a 300.000 personas en España. Hoy la que ha recogido ese testigo ha sido la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que ha asegurado que los objetivos que se plantea el Gobierno en la futura ley de cambio climático son «un hito a nivel internacional».

Teresa Ribera ha observado que la propuesta del Gobierno plantea reducir en un tercio las emisiones de gases de efecto invernadero de España «en tan solo una década», lo que a su juicio constituye, además un hito a nivel internacional, «una muestra de nuestro firme compromiso con la lucha contra el cambio climático».

PUBLICIDAD

La titular de Transición Ecológica ha hecho estas consideraciones tras el encuentro informativo con representantes del ministerio para presentar las claves del documento de trabajo que será el «germen» de la futura ley de cambio climático.

«Planteamos una ley que da señales claras y predecibles a los inversores y al resto de agentes económicos del modelo de desarrollo descarbonizado al que se dirige España», ha manifestado la ministra.

Teresa Ribera se ha mostrado convencida de que la transición hacia una economía neutra en carbono en el año 2050 «generará progreso y empleo estable y de calidad, y presenta grandes oportunidades económicas que España debe aprovechar».

España es un país «altamente vulnerable al cambio climático», ha observado la ministra, y ha asegurado que la ciudadanía está «totalmente concienciada de la magnitud del problema».

PUBLICIDAD

A su juicio, la propuesta que ha hecho el Ejecutivo recoge el sentir «unánime» de la sociedad española a favor de poner en marcha un marco regulatorio «estable y predecible» que oriente la transición hacia un desarrollo libre de emisiones, y que convierta este proceso «en una oportunidad para un crecimiento más justo y solidario».

Una idea propia de un «país del Quijote»

El responsable de automoción de CCOO, Joaquín Ferreira, ha pedido hoy al Gobierno que no sea un «inquisidor ecológico» contra el automóvil y que evite poner fechas a la desaparición de los motores de combustión tradicional.

En declaraciones a Efe ha valorado así la intención del Gobierno de prohibir a partir de 2040 la matriculación y venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones «directas» de dióxido de carbono, lo que afecta a diésel, gasolina e híbridos (electrificados, con gas natural vehicular GNC o gas licuado del petróleo GLP).

Para Ferreira, esta medida, que se recoge en el borrador de la Ley de cambio climático y transición energética del Gobierno, es propia de un «país del Quijote», ya que el camino a seguir para la descarbonización del transporte por carretera son las directivas de la UE.

En su opinión, «no es el camino poner fechas» porque se ponen en peligro 300.000 puestos de trabajo de la industria del automóvil en España, que el año pasado fabricó más de 2,8 millones de vehículos, de los que 1,2 millones fueron con motorizaciones diésel.

Para el sindicalista, el anuncio de hoy del Gobierno provocará además que se retraigan las compras de vehículos en España.

Si antes esto solo estaba pasando con el diésel, ahora también sucederá con los gasolina, ha pronosticado.

300.000 empleos, directos e indirectos en juego

El vicepresidente ejecutivo de la patronal de fabricantes de automóviles y camiones Anfac, Mario Armero, ha alertado hoy de los efectos negativos que puede tener en el empleo la intención del Gobierno de prohibir en 2040 la venta y matriculación de vehículos que emitan CO2.

En declaraciones a TVE recogidas por Efe, Armero ha afirmado que los «pasos» que está adoptando el Gobierno en materia de automoción pueden tener un «impacto laboral negativo».

Ha recordado que en las fábricas españolas de automoción trabajan 100.000 personas, a las que hay que añadir otras 200.000 vinculadas al sector

Con estas palabras valoraba el borrador de la Ley de cambio climático y transición energética del Ministerio del ramo, en el que se plantea que en 2040 se prohibirán las matriculaciones y ventas de vehículos (turismos y comerciales) de combustión tradicional e híbridos que emitan CO2.

Esto supondrá que a partir de esa fecha solo se podrán vender en España vehículos eléctricos o de pila de combustible de hidrógeno.

El Ejecutivo también plantea que en 2050 se prohíba circular a todos los vehículos que emitan CO2.