Tras Alcoa, Arcelor-Mittal anuncia también un recorte de producción en Asturias que afectará al empleo

Tras Alcoa, Arcelor-Mittal anuncia también un recorte de producción en Asturias que afectará al empleoArcelorMittal./EFE

La empresa siderúrgica ArcelorMittal anunció hoy que prepara nuevos recortes para ajustar su producción en Europa a la demanda del mercado, lo que afectará sobre todo a las plantas de Dunkirk, en Francia y Eisenhüttenstadt, en Alemania, pero también a las de Asturias, cuyo empleo se verá afectado.

PUBLICIDAD

La empresa, cuyas acciones caían hoy más de un 4%, sigue sufriendo el impacto de «la débil demanda de mercado y los altos niveles de importaciones en Europa», indicó en un comunicado.

El pasado 6 de mayo la empresa dio a conocer que reduciría temporalmente su producción de acero en Europa en tres millones de toneladas en términos anualizados, con un descenso de 700.000 toneladas en su fábrica de Asturias.

Los nuevos ajustes mencionados hoy afectarán sobre todo a sus instalaciones en Dunkirk (Francia) y Eisenhüttenstadt (Alemania) e implicarán asimismo prologar la parada de producción en el cuarto trimestre de este año para reparar un alto horno en su planta de Asturias.

PUBLICIDAD

También conllevarán una reducción de la producción en Bremen (Alemania) en el cuarto trimestre del año, donde se extenderá el paro de producción de un alto horno para llevar a cabo obras de reparación.

El consejero delegado de la siderúrgica, Geert van Poelvoorde, explicó que la medida «es de nuevo una decisión difícil», pero que la empresa considera que es una acción «prudente, dada la debilidad en el mercado».

Precisó asimismo que se trata de algo «temporal que será revertido cuando mejoren las condiciones de mercado».

Entretanto, indicó que los empleados siguen siendo su «mayor prioridad» y que están haciendo todo lo posible «para garantizar la puesta en marcha de las medidas sociales adecuadas para apoyarles junto con sus familias en estos momentos complicados».

PUBLICIDAD

ArcelorMittal atribuyó a principios de mayo la necesidad de ajustes en Asturias a unos costes de la electricidad «muy altos» en España y a que el mercado en el sur del Viejo Continente hace frente a un incremento «sin precedentes» de las importaciones procedentes de fuera de la Unión Europea.

En esa fecha anunció asimismo un recorte de 1,5 millones de toneladas en la planta de Cracovia (Polonia) y de un millón de toneladas en Italia.