Sacyr se mantiene en Repsol pese al lastre que le supone

El 8,5% del capital de Repsol está dando más de un quebradero de cabeza a la cúpula de Sacyr, que afirma que no tiene intención ni de vender ni colocar a mercado ningún porcentaje de las acciones. 

PUBLICIDAD

La constructora presidida por Manuel Manrique planeaba, según Expansión, colocar el 2% en el mercado para reducir deuda. La constructora lideró ayer las caídas del IBEX 35 con casi un 10%, y en esta jornada recupera tan solo un 1,9%.

Según Expansión, la constructora planea colocar en el mercado un 2 % de Repsol para reducir deuda, por lo que se quedaría en el 6,5%.

La deuda generada por la compra del 8,7% de Repsol supuso el 39% del endeudamiento total de Sacyr, que depende del dividendo, ahora recortado, de la petrolera.

PUBLICIDAD

Desde máximos del año, Sacyr ha caído un 17%, debido principalmente a su participación en Repsol. La correlación entre ambas empresas se ha agudizado en los últimos tiempos. Si la petrolera sube, Sacyr sube; y viceversa. Así, tras el desplome de ayer, ambas suben en la jornada de este miércoles.

Sacyr se mantiene en Repsol, cuya participación supone una mayor cuantía que todo el conjunto del grupo. De hecho, vale 1.136 millones de euros, y cuyo montante se refinanció hace casi un año. Aún queda por pagar se ese préstamo 1.652 millones de euros, cuyo vencimiento expira a finales de enero de 2018.

Sacyr ha sido una de las grandes perjudicadas por la gestión de Antoni Brufau y Jon Josu Imaz al frente de la petrolera. Ambos presentaron un irreal plan estratégico, y ahora son los accionistas quienes están pagando los platos rotos. Brufau ha tenido que despedir a 750 trabajadores, 41 directivos, recortar el dividendo, y todo mientras el crudo cotiza por debajo de los 40 dólares por barril, cuando la petrolera estipulaba los 50 dólares en el peor de los escenarios.

PUBLICIDAD