El Concurso de Pinchos y el Campeonato Mundial de Tapas alimentan la esperanza en Valladolid

El Concurso de Pinchos y el Campeonato Mundial de Tapas alimentan la esperanza en Valladolid

Se celebran en un recinto cerrado como una "apuesta esencial" por la hostelería
09 noviembre, 2020
|
Actualizado: 09 noviembre, 2020 17:31
|

El XVI Concurso Nacional de Pinchos y Tapas y el VI Campeonato Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid arrancaron hoy en la Cúpula del Milenio como una “apuesta esencial” por defender el sector de la hostelería en uno de los momentos más críticos que le ha tocado vivir, según explicó el alcalde del municipio, Óscar Puente. Un total de 46 participantes procedentes de todas las comunidades autónomas españolas competirán los próximos días por alzarse con los galardones de una convocatoria que pese a las dificultades sale adelante “porque en estos momentos tan complicados es cuando hay que intentar echar el resto”, apuntó Puente.

“Era esencial mantener esta apuesta y esto pasará, espero que cuanto antes, y seremos capaces de salir de esta lo mejor posible si en este tiempo en el que toca hacer sacrificios importantes somos capaces de mantener nuestras señas de identidad en pie. La gastronomía es también nuestra cultura. Somos el país con la mejor gastronomía del mundo. Tenemos la cocina más imaginativa y variada del mundo y eso hay que mantenerlo, porque es nuestra riqueza, son nuestros activos, gracias a los profesionales que os dedicáis a esto”, exhortó Puente.

El alcalde quiso trasladar “esperanza” a todos los participantes, y defendió que se han adoptado todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad en la celebración del concurso (entre ellas, para acceder al recinto es preciso someterse antes a un test de detección del COVID-19). “Sabemos lo difícil que es lo que estáis haciendo en este momento, pero queremos que estos tres días sean de alegría, esperanza, confianza en el futuro, y que entre todos salgamos de aquí con las pilas cargadas para que cuando esto amaine salgamos lo más rápido posible adelante”, explicó.

Además, en su intervención Puente recalcó el “compromiso máximo” del Consistorio con la hostelería y con la gastronomía. “Seguiremos apostando fuerte con ayudas directas, exención de tasas, facilitar la instalación de terrazas en invierno, para que cuando llegue la primavera podamos salir con fuerza y el sector pueda salir adelante. España y Valladolid sin su hostelería no sería lo que es; ha avanzado muchísimo en los últimos años, y debemos concienciarnos de que de esta tenemos que salir juntos y fuertes”, remachó.

En esta ocasión, tras varios intentos frustrados por complicaciones con su agenda, la presidenta del jurado del XVI Concurso Nacional de Pinchos y Tapas será Samantha Vallejo-Nágera, popular los últimos años por su participación como jurado en Master Chef, mientras que el presidente del jurado del VI Campeonato Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid será Pepe Rodríguez Rey, que comparte con ella presencia en el popular concurso televisivo.

En la inauguración, Vallejo-Nágera destacó que se siente “muy unida” a Valladolid por su vinculación con Segovia, donde estos días estaba prevista la inauguración de su proyecto empresarial La Casa Taberna de Pedraza, aplazado de momento por las actuales restricciones sanitarias, así como por el hecho de que su marido viviera en Rueda durante dos décadas. “Es un súper honor estar en este jurado, este año tengo la suerte de poder estar aquí. Gracias porque ocurran estas cosas a pesar de lo que estamos viviendo. Estamos todos juntos en el sector, en la misma situación y unidos. Tenemos un país donde nos apoyamos los unos a los otros. Lo importante es pasar este terrible desierto juntos. Soy optimista porque estoy viva, sana, pasé el COVID con mi familia, gracias a Dios estamos bien y seguimos luchando día a día”, relató.

En su opinión, “que concursos como este se celebren es símbolo de esta lucha de querer seguir viviendo la vida, disfrutando de una gastronomía excelente”. Además, defendió que “jamón, aceite y tapas son las tres palabras más importantes de la gastronomía española a nivel mundial”, y trasladó su “enhorabuena” a los organizadores por haber podido seguir adelante con la convocatoria.

El director técnico de los dos campeonatos, Luis Cepeda, explicó a los asistentes las medidas adoptadas este año para cumplir con los requerimientos sanitarios, desde sets individuales para cada concursante, hasta la no entrega presencial de los diplomas a los participantes, que recibirán esa documentación en sus respectivas habitaciones de hotel. En su alocución defendió el “compromiso de Valladolid con la cultura gastronómica, la hostelería y las tapas como modalidad más popular y colectiva de la cocina española”, y recordó que este año el ganador del concurso nacional se llevará una dotación económica de 10.000 euros, mientras que el segundo recibirá 5.000 y el tercero 2.500.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, María José Hernández, explicó que la normativa vigente les ha obligado a “variar las señas de identidad del certamen”, entre ellas el “hermanamiento”, que a su juicio quizá era “el elemento más diferenciador del concurso”. “El público no podrá disfrutar del festival de la tapa durante el concurso, ni se celebrará el recorrido para probar las tapas de los compañeros, ni la comida tradicional con los concursantes, familiares y amigos, pero cuando la situación mejore,la idea es celebrar ese festival de la tapa para que Valladolid siga siendo referente de los concursos de pinchos. No cambia la ilusión, el deso de participar en el concurso en esta ciudad que os recibe cada año con los brazos abiertos”, señaló.

El vicepresidente de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso Monge, apuntó que “en estos momentos complicados al sector le ha tocado tal vez la parte más dura”, y defendió que el concurso “pone en valor un producto excelente que hay en España y por supuesto en Valladolid”. Tras animar a que todos la que pidan comida a domicilio en los establecimientos que siguen ofreciendo esta oportunidad, explicó que desde la institución provincial también trabajan para impulsar al sector a través de acuerdos con otros grupos políticos. “Entre todos podremos salir más unidos y fuertes”, valoró.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Valladolid, Víctor Caramanzana, destacó su “orgullo” por el sector hostelero de Valladolid, que cuenta según explicó con “más de 3.000 empresas que da trabajo a más de 8.000 personas”. “Mantener el certamen este año es más importante que ningún otro. La hostelería ha hecho suyos valores como la valentía, trabajo, esfuerzo y arrojo en esta crisis, y todos tenemos mucho que aprender de ellos”, concluyó.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: