El diseño de una nave agrícola, premio Fin de Grado de Fundación Caja Rural de Burgos

El diseño de una nave agrícola, premio Fin de Grado de Fundación Caja Rural de Burgos

06 julio, 2022
|
Actualizado: 06 julio, 2022 17:02
|

El diseño de una nave para el desarrollo del cultivo de champiñón implantada en el municipio burgalés de Belorado recibió hoy el Premio al Mejor trabajo de Fin de Grado de Fundación Caja Rural Burgos. Su autora es la egresada del Grado de Ingeniería Agroalimentaria y Medio Rural de la Universidad de Burgos (UBU), Marina Colina Rodríguez

El salón de actos de Cajaviva Caja Rural acogió el acto de entrega del galardón con la presencia del director general de Cajaviva en representación de Fundación Caja Rural, Ramón Sobremonte; del rector de la UBU, Manuel Pérez Mateos; así como de los dos alumnos que recibieron la bolsa de prácticas de 500 euros como mejores alumnos del Grado, David García Pérez y María del Rocío Castrillo.

La premiada Marina Colina indicó que su trabajo consistió en el diseño de una nave para el desarrollo del cultivo de champiñón “en condiciones controladas tanto de temperatura, humedad iluminación, etcétera y las instalaciones necesarias para su posterior acondicionamiento”, precisó. La nave está implantada en el municipio de Belorado, en la provincia de Burgos. 

En este sentido, aseguró que lo que pretende con este trabajo es “potenciar los productos de cuarta gama”, en este caso, precisó, “el champiñón fresco laminado”. En cuanto a las motivaciones del trabajo fueron, explicó, “ver un poco cómo estaba la demanda de este tipo de productos que en los últimos años estaba creciendo por diferentes motivos, como son la desconfianza hacia las setas silvestres, la preocupación de la gente por la dieta de productos bajos en grasa y ricos en fibra, como puede ser este tipo de producto, y también los productos de cuarta gama, al final, la gente quiere productos frescos pero que sean lo más preparados para el consumo posible”.

Asimismo, Colina manifestó que en Castilla y León “no hay cultivo profesional de champiñón” por lo que, relató que “esta fuerte demanda no la cubrimos desde aquí” y añadió que “la gente lo que quiere son productos de proximidad” y “todo lo que aquí se consume vienen de otras comunidades autónomas, como La Rioja o Castilla-La Mancha”.

“Viendo un poco esto se ve que es un sitio potencial para poner este tipo de cultivo”, afirmó, al tiempo que abogó por que también se pueda “fijar población en el medio rural”. “Al final se necesita trabajo y un proyecto de este tipo daría bastantes puestos de trabajo en el medio rural”, exclamó. Finalmente, alabó “poner en valor los cultivos que hay en Castilla y León como son los cultivos de cereal oleaginosas y además de estar en condiciones controladas cubierto no están afectados por el cambio climático, heladas, sequías, granizadas y demás”.

Empleabilidad del 96%

Por su parte, el director general de Cajaviva en representación de Fundación Caja Rural Burgos valoró los diez años de colaboración que existen entre las dos instituciones, al tiempo que recordó que tuvo su origen como consecuencia de que “peligraban en aquellos años” los estudios de Grado de Ingeniería Agroalimentaria “por falta de demanda”. Así, surgió esta cooperación para promocionar el acceso de los jóvenes a este Grado “dada la importancia”, dijo, al tiempo que ensalzó que en la actualidad tiene una empleabilidad del 96 por ciento.

Asimismo, recordó que la ayuda que se concede de esta colaboración tiene tres patas fundamentales. En primer lugar, dijo, se financia por parte de la Fundación con 6.000 anuales destinados a tres líneas de actuación diferentes. Una primera línea de actuación es la de fomentar el acceso al primer curso del Grado a través de becas de hasta 600 euros para que los estudiantes que sean por socios de la caja o hijos de socios de la caja.

Una segunda línea de actuación es la correspondiente a la bolsa de ayuda para que aquellos estudiantes del Grado que quieran trabajar con una beca o tener prácticas en empresas que sean socias de Cajaviva Caja Rural del sector primario y agroindustrial, con una bolsa de ayudas de 500 euros por cada participante. Y, por último, se da un Premio a la Investigación al mejor trabajo de fin de Grado y en el cual lo que se quiere resaltar es premiar a las mejores investigaciones que se realizan durante el año.

Campus rural’

El rector de la UBU destacó que están desarrollando diferentes acciones en la provincia, “en donde estamos especialmente preocupados por todo lo que tiene que ver la despoblación”, dijo, y sobre todo, apostilló, “los programas que hemos dado en llamar ‘Campus rural’, es decir, llevar la Universidad a la provincia y hacerlo también de manera paralela a como hacemos en la ciudad donde queremos convertir a Burgos en ciudad realmente universitaria”. 

En este sentido, Pérez Mateos subrayó que “la mejor transferencia del conocimiento, los mejores embajadores que podemos llevar a la provincia, al entorno rural, son justamente los egresados, son los estudiantes universitarios y ese valor es importante transmitirlo y trasladarlo a nuestros pueblos como una oportunidad de emprendimiento, una oportunidad de desarrollo profesional y también sin olvidar todos los aspectos que tiene también con el desarrollo cultural de la provincia”.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: