PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Pedro Sanchez el pasado 17 de junio en el Congreso de los Diputados se tapa la boca con una mascarilla.

El futuro prometedor de Sánchez para Airbus en España: 900 despidos

El pasado día 23 de junio, Pedro Sánchez, escribía en Twitter: “Acabo de conversar con el CEO de Airbus. Le he transmitido el apoyo de España a la empresa, como socio fundador. El sector aeroespacial atraviesa tiempos difíciles pero Airbus es una gran compañía, con un futuro prometedor en nuestro país”. Hoy Airbus ha anunciado 900 despidos en España. Quizás a los 3.000 trabajadores directos de Nissan en Barcelona y 23.000 indirectos les recuerde otras declaraciones del presidente del Gobierno en enero, sobre la garantía de empleo en España.

El gigante aeronáutico europeo Airbus anunció este martes un plan de recortes que ejecutará de aquí a un año y que supondrá la supresión de 15.000 empleos en todo el mundo, 900 de ellos en España, una medida sin precedentes para la empresa. Llama la atención no tanto la necesidad de despedir de Airbus por la crisis del coronavirus, sino la desfachatez del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el día 23 asegurando que Airbus tenia un futuro prometedor en España cuando este plan ya estaba diseñado y el responsable socialista ta lo conocía. Futuro prometedor para 900 trabajadores y sus familias, nada de nada.

La medida, que representa más del 11 % de los 135.000 empleados de la empresa, afectará significativamente a Francia y Alemania, donde se reducirán 5.000 y 5.100 puestos, respectivamente, así como 1.700 en Reino Unido, 900 en España y 1.300 en otros centros del mundo.

Los recortes se aplicarán especialmente a la división de aviación comercial del grupo, que también está presente en la defensa, el espacio y en helicópteros, así como a las filiales de Airbus Stelia en Francia y Premium Aerotec en Alemania.

Airbus “no puede descartar actualmente medidas forzadas”, aunque asegura que el diálogo con los interlocutores sociales persigue “limitar el impacto de este plan apoyándose en todas las medidas sociales disponibles, incluyendo salidas voluntarias, jubilaciones anticipadas y planes de desempleo parcial a largo plazo”.

FRANCIA LO VE “EXCESIVO”

En reacción al anuncio del plan de recortes del fabricante europeo (que eliminará unos 5.000 empleos en Francia), fuentes del Ministerio francés de Economía destacaron que el sector aeronáutico sufre “un impacto masivo, brutal y duradero”, pero que pese a ello “la cifra anunciada por Airbus es excesiva”.

El Gobierno francés llamó a los dirigentes del grupo a reducir “al máximo las salidas obligadas” y les instó a recurrir a los instrumentos que Francia ha dispuesto para evitar las supresiones de puestos de trabajo, como los mecanismos de actividad parcial a largo plazo para todos los empleados.

La decisión de Airbus se conoce además tres semanas después del anuncio de un plan de 15.000 millones de euros de ayudas al sector aeronáutico en Francia, que el ministro de Economía, Bruno Le Maire, justificó entonces porque sin él desaparecerían en seis meses 100.000 empleos.

Sin embargo, la intervención estatal no ha impedido totalmente la supresión de puestos, como atestigua también la filtración este martes de que la aerolínea Air France pretende iniciar un plan de readaptación de la plantilla que afectará a más de 7.500 puestos.

“PODRÍA HABER SIDO PEOR”

El consejero delegado del grupo, Guillaume Faury, explicó en una rueda de prensa inmediatamente posterior al anuncio que la medida podría haber sido “aún peor” de no ser por la ayuda facilitada por los distintos gobiernos para activar planes de desempleo temporal, que han reducido el fuerte impacto.

Además, la estimación del grupo es que el tráfico aéreo no recupere niveles anteriores a la crisis sanitaria antes de 2023 e incluso 2025.

“Es un plan sin precedentes en la historia de Airbus, pero podría haber sido peor. Tenemos que enfrentar la realidad de que un 40 % de nuestra actividad ha desaparecido y llevará mucho tiempo que vuelva, así que hemos decidido tomar medidas ahora”, dijo Faury en rueda de prensa.

En respuesta a la reacción del Gobierno, defendió las acciones adoptadas desde el inicio de la crisis, como el aplazamiento de ciertas entregas y la reducción de la actividad, y agradeció a los gobiernos europeos las ayudas desplegadas para activar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en sus países.

“Las medidas tomadas hasta ahora nos han permitido absorber el impacto inicial de la pandemia. Ahora debemos garantizar la preservación de la empresa y garantizar nuestra capacidad de emerger de la crisis como líder del sector aeroespacial”, defendió Faury.

“No espero mucho apoyo en este tipo de situaciones”, reconoció, pero insistió en que los planes serán dialogados con los interlocutores sociales para una ejecución inmediata y hasta el verano de 2021.

El grupo europeo cuenta con 49.000 trabajadores en Francia, 45.500 en Alemania, 12.500 en España y 11.000 en el Reino Unido.

Además, la situación de la división de defensa y espacial del grupo tampoco pasa por su mejor momento tras haber anunciado en febrero un plan de reestructuración con la supresión de cerca de 2.700 puestos.