La obsolecencia programada, en el limbo legislativo español: 10 productos que duran menos de lo que deberían

La obsolecencia programada, en el limbo legislativo español: 10 productos que duran menos de lo que deberíanItalia ha multado con 10 millones de euros a Apple por problemas con sus iPhone.

Francia abandera en Europa la lucha contra la obsolescencia programada, es decir, cuando los fabricantes acortan deliberadamete la vida de sus productos, pero ha sido Italia la primera en multar en el mundo a Apple y Samsung por este motivo. En España, está en un limbo legislativo. Y es que un móvil, por ejemplo, podría durar hasta 12 años.

PUBLICIDAD

A finales del pasado mes de octubre, en la primera decisión en el mundo sobre la obsolescencia programada, la Autoridad italiana garante de la competencia (AGCM) ha impuesto sendas multas de 10 y 5 millones de euros a Apple y Samsung por prácticas comerciales injustas a ese respecto.

En un comunicado, el Garante señala que tras dos complejas investigaciones se ha determinado que ambas compañías “han llevado a cabo prácticas comerciales injustas por obligar a los consumidores a descargar algunas actualizaciones en sus teléfonos móviles que causaron graves disfunciones y redujeron significativamente su funcionamiento, acelerando así su sustitución por productos más recientes”.

Los dos gigantes de la telefonía violaron así los artículos 20, 21, 22 y 24 del Código de los Consumidores “al proponer insistentemente la descarga de actualizaciones de software que sus aparatos no podían soportar correctamente, sin informarles adecuadamente ni proporcionarles una forma efectiva de recuperar la plena funcionalidad de sus aparatos”, agregó el comunicado.

PUBLICIDAD

A Apple se le impone una sanción más elevada porque, además, no informó correctamente a los usuarios de la duración de las baterías de litio de sus teléfonos y ciertos factores que contribuyen a su deterioro.

Se detalla que desde septiembre de 2016, Apple sugirió de forma insistente a sus consumidores que habían comprado un iPhone 6 que instalaran el nuevo sistema operativo iOS 10, optimizado para su siguiente modelo, el iPhone7, sin informarles de la alta demanda de energía y de posibles inconvenientes como apagados súbitos.

Luego la compañía sacó una nueva actualización sin avisar de que su instalación podía reducir la velocidad de ejecución y la funcionalidad de los aparatos. Además no ofreció ninguna medida específica para solucionar esos problemas.

Sobre Samsung, se le acusa de realizar la práctica ilegal desde mayo de 2016, al impulsar a los usuarios de modelos Note 4 a instalar un nuevo firmware concebido para los modelos Note 7, sin informar de sus consecuencias.

PUBLICIDAD

Las dos empresas “han sido sancionadas con la máxima multa debido a su tamaño y la gravedad de sus conductas: Samsung con 5 millones de euros y Apple con 10 millones de euros”, señaló el organismo de la competencia.

Es la primera decisión en el mundo que penaliza la “obsolescencia programada”, mientras Apple está siendo investigada por los tribunales franceses en relación a los delitos de “fraude” y “ralentización programada” debido a la manipulación de las baterías en sus iPhone más antiguos.

Los 10 artículos por excelencia afectados por la obsolescencia programada

¿Cuál es la vida útil de nuestros aparatos domésticos? ¿Cuántos usos puedo darle a un electrodoméstico hasta que se estropee sin remedio? Para la Fundación Energía e Innovación Sostenible (Fenisa), en una familia con cuatro miembros podría llegar a ahorrar hasta 50.000 euros a lo largo de toda la vida si los electrodomésticos duraran más o fueran diseñados para ser reparados. Los expertos explican que poner etiquetas sobre la durabilidad de los productos podría ayudar al consumidor a tomar decisiones de compra.

Esta Fundación apunta los 10 aparatos de nuestra vida diaria que están más afectados por la obsolescencia programada y que, por tanto, tienen sus días contados:

Teléfono móvil: es difícil encontrar uno cuya batería dure en buen estado más de dos años, pero si escogemos uno de gama alta, su vida puede llegar hasta los cinco años. En este tipo de tecnología entra en juego otra variante, y es que, aunque el aparato siga funcionando, lo desechamos por conseguir otro más moderno.

Lavadora: diez años, ni un día más, tendrás tu ropa limpia gracias a tu lavadora. Entonces, deberás comprar una nueva. Es muy habitual que se fabriquen parar durar 2.500 lavados y, después, sus piezas no se podrán ni siquiera sustituir por otras, o será realmente caro hacerlo.

Microondas: ¿recuerdas los primeros microondas? Eran grandes y aparatosos, pero todavía no conocían la obsolescencia programada y duraban años y años. Los actuales, nueve como máximo. Total, son baratos, pensarás. Pero sus piezas contaminarán la atmósfera durante cientos de años.

Frigorífico: trece años no está nada mal, si vemos cual es la vida útil de otros aparatos, pero, si pensáis en la inversión que se hace con una nevera, esperaríais que os acompañara mucho más tiempo. Algunos consejos para alargar su vida son descongelarlo de vez en cuando, tener las juntas y el serpentín del condensador siempre limpio y adecuar la temperatura a los cambios de tiempo de verano e invierno.

Horno: quince años es una cifra nada despreciable hoy en día. Pero si hacemos memoria, recordaremos que, no hace tanto, cuando te comprabas un horno era para toda la vida. A no ser que sufriera algún accidente irremediable, el técnico venía a tu casa, y en media hora tu horno estaba como nuevo.

Radiadores eléctricos: otra gran inversión que hacemos en los hogares es mantenerlos calientes en invierno. Y no sólo por el coste energético que el uso de radiadores eléctricos supone, si no por los aparatos en sí. Once años tienen de vida útil estos dispositivos.

Lavavajillas: tienen entre once y trece años de vida útil. Es importante pensar, a la hora de elegir uno para nuestra casa, que si cuenta con panel electrónico, esa vida puede reducirse aún más, pues no es raro que sufra un cortocircuito. Mantener limpio el filtro nos ayudará a conservarlo más tiempo en buenas condiciones.

Reproductor de música mp3 o Ipod: podrás escuchar tu música favorita durante 3 o 4 años antes de estar obligado a comprarte un dispositivo nuevo, más caro que el anterior, por supuesto.

Impresora: su vida dependerá del tipo de impresora que compremos. Las láser pueden durar diez o más años, mientras que las de tinta convencional no llegarán a los tres. Es importante usarlas a menudo para asegurarnos su buen funcionamiento, y si no van a ser usadas por un largo tiempo, quitar los cartuchos y desenchufarlas de la corriente.

Ordenador personal: otra de esas inversiones que haces pensando que serán para toda la vida (o casi). Nada más lejos de la realidad, a los tres años, batería, disco duro o aplicaciones se habrán quedado obsoletos

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®