España alcanza el ‘día de la deuda’: Paga todos sus gastos con déficit

España alcanza el ‘día de la deuda’: Paga todos sus gastos con déficit
Economía
  • Administración
  • Fiscal
  • Macroeconomía
  • Mundo
  • Política
  • A partir de este jueves, España ha acabado con sus ingresos y pagará todos sus gastos con déficit. Es el país de la UE-28 con las cuentas menos saneadas. Bruselas ha advertido a Rajoy por enésima vez por su alta deuda y elevado paro.

    PUBLICIDAD

    España alcanza este jueves su “día de la deuda”, es decir, que el conjunto de las Administraciones habrá consumido los ingresos de todo el año y financiará con endeudamiento el resto de pagos hasta el 31 de diciembre, según los cálculos del Institut Économique Molinari.

    Según este estudio, España está en el peor puesto del ranking de la Unión Europea (UE)-28, mientras que Luxemburgo se convierte en el país con unas cuentas públicas más saneadas.

    El déficit de la Seguridad Social en España deja a España en la última posición de la UE-28

    Por Administraciones, en el Gobierno central, el “día de la deuda” llegó el 11 de noviembre, sólo por detrás de Francia donde los recursos del Ejecutivo nacional se agotaron el 7 de noviembre.

    PUBLICIDAD

    En cuanto a las Comunidades Autónomas (CCAA), en España cubren 20 días de gasto con deuda mientras que las entidades locales, con la aplicación de la regla de gasto tienen un saldo positivo equivalente a 39 días de gasto público.

    El déficit de la Seguridad Social en España deja a España en la última posición de la UE-28: cuarenta días de gasto de la Seguridad Social se cubren por otra vía.

    Advertencia de Bruselas por enésima vez a Rajoy

    La Comisión Europea (CE) advirtió hoy a España de que debe seguir reduciendo su elevado nivel de deuda pública y privada, así como por la persistencia de los altos niveles de paro y la elevada proporción de contratos temporales.

    En su informe sobre desequilibrios macroeconómicos publicado hoy, el Ejecutivo comunitario señala que España registró desajustes “relacionados con los altos niveles de endeudamiento privado, público y externo, en un contexto de alto desempleo”, es decir, en cuatro de los catorce indicadores que se analizan.

    PUBLICIDAD

    Bruselas señala que es necesario seguir reduciendo los niveles de deuda y que, si bien el endeudamiento privado cayó en 2016, el ritmo de reducción “se ha ralentizado” porque se ha recuperado la concesión de créditos, lo que a su vez ha generado un repunte de la inversión.

    En cuanto a la deuda privada, recuerda que sigue alta y sólo desciende “lentamente” empujada sobre todo por el “fuerte” crecimiento.

    La deuda, en el 99% del PIB

    En 2016, la deuda pública en España se situó en el 99% del producto interior bruto (PIB), y según las últimas previsiones de la CE, el ratio se reducirá solo al 98,4 % este año, al 96,9 % el próximo y al 95,5 % en 2018.

    En el capítulo de desempleo, Bruselas reconoce que ha caído ” de forma rápida” pero recuerda que sigue “muy alto, especialmente entre los jóvenes y los parados de larga duración”, y subraya que “la creación (de empleo) se caracteriza por una elevado proporción de contratos temporales”.

    El Ejecutivo comunitario ya advirtió en febrero a España de que algunos aspectos de la reforma laboral crean “incentivos” para los contratos temporales que, dijo, “están asociados con peores condiciones de trabajo y mayor riesgo de pobreza”.

    Por otra parte, la Comisión señala hoy que la posición neta de inversiones internacionales (la diferencia entre las inversiones españolas en el extranjero y las extranjeras en España) “ha mejorado pero permanece muy alta” y considera “llevará tiempo hasta que alcance niveles prudentes”.

    Bruselas espera que la balanza por cuenta corriente siga registrando un “superávit moderado” a pesar de una fuerte demanda final, lo que atribuye “parcialmente” a la mejora de las exportaciones.

    Suspenso en competitividad

    Recuerda también, como en ocasiones anteriores, que el crecimiento de los costes laborales sigue siendo muy débil y que las bajas ganancias en productividad hacen que la mejora de la competitividad dependa de la reducción de costes.

    La Comisión indicó que, a la vista de estos resultados, “seguirá examinado la persistencia de equilibrios y su desarrollo”.

    En comparación con el año previo, España se mantiene en la misma posición: registra desequilibrios en los cuatro indicadores citados, sin que éstos sean excesivos, y cumple los diez restantes.

    Esto es, los relativos el tipo de cambio efectivo, la balanza por cuenta corriente, la cuota de mercado de las exportaciones, los costes laborales unitarios nominales, los precios de la vivienda, el flujo de crédito al sector privado, los pasivos totales del sector financiero, y la evolución a tres años de la población activa, el paro de larga duración y entre los jóvenes.

    Comenta

    Notificar de
    avatar
    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®