El fin del secreto bancario en Andorra y las prisas por el ‘procés’

El fin del secreto bancario en Andorra y las prisas por el ‘procés’

A medida que se han ido intensificando las investigaciones sobre la corrupción de CiU en Cataluña, con la caída del clan Pujol, fue subiendo de presión la caldera independentista.

PUBLICIDAD

A la grave situación actual se llega sólo unos meses antes de que Andorra informe -enero de 2018-, por primera vez a España, de las cuentas bancarias de los no residentes en el Principado.
En virtud de un acuerdo firmado por Andorra y la Unión Europea en septiembre de 2016, el Principado se comprometió a acabar con su secreto bancario, del que tantas fortunas catalanas, incluido la familia Pujol, han disfrutado años y años y que las hacía opacas a la Hacienda española. Es decir, un refugio fiscal al lado de casa y de primera calidad para ingresar sin pregunta alguna el cobro de comisiones y el pago de corruptelas políticas.

Según ese acuerdo, desde el 1 de enero de 2017, Andorra, y sus bancos, se comprometían a facilitar de forma automática a las distintas Haciendas europeas las cuentas de los ciudadanos no residentes en el Principado. Esa información, al tratarse de un ejercicio fiscal completo, estará disponible a partir del 1 de enero de 2018 en la mesa de Cristóbal Montoro si sigue como ministro de Hacienda español.

Lo que ocurrió, sin embargo, es que el fin del secreto bancario de Andorra no fue ningún secreto para nadie. Las negociaciones, que se entablaron para mejorar un acuerdo de 2004, comenzaron en febrero de 2016 y concluyeron en la firma del nuevo tratado fiscal en septiembre de ese mismo año. Es decir, que se dio tiempo a todos los defraudadores para que pusieran al día su dinero o para que los transmitieran a otros lugares que siguen siendo opacos al fisco.

PUBLICIDAD

Así, el que no se había enterado extraoficialmente, lo hizo oficialmente el 20 de septiembre de 2016. Nunca se han dado datos concretos, pero las regularizaciones de dinero y el trasvase de cuentas de Andorra a otros países o lugares que se mantienen como paraísos fiscales se dispararon en el último cuatrimestre de 2016, y así lo reconoció la banca andorrana.

Por ello, no se esperan muchas sorpresas a partir de 2018. En primer lugar, porque el acuerdo no tiene carácter retroactivo, es decir, seguirá bajo el secreto bancario andorrano todas aquellas cuentas de no residentes antes del 1 de enero de 2017, incluidas las del clan Pujol.

Andorra ha sido siempre una tentación para los políticos y empresarios de Cataluña, tan cerca de casa y tan celosa hasta 2016 de su secreto bancario

Sin embargo, las prisas del actual Gobierno de la Generalitat, sustentada por lo que queda de la antigua CiU, por los republicanos de ERC y por los radicales de la CUP, que aunque son minoría, marcan la estrategia, han disparado toda clase de rumores en los círculos financieros, a los que no son ajenos las redes sociales.

Esos rumores apuntan a que no sólo las grandes familias de CiU u otros importantes empresarios de Cataluña tenían cuentas opacas escondidas al fisco en Andorra, sino que la propia Generalitat podría contar con una importante cantidad de dinero en el exterior, un dinero juntado a lo largo de los años, a la espera del ‘procés’. Ese dinero, que algunos cifran en más de 30.000 millones de euros, habría viajado a finales de 2016 de Andorra a distintos bancos suizos, pero que es un dinero que no necesariamente tiene que estar depositado en Suiza.

PUBLICIDAD

Ante esta pregunta, fuentes de bancos andorranos, se encogen de hombros.

 

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®