Aemec: «La operación del Santander con Blackstone demuestra que el Popular era perfectamente viable por sí solo»

Aemec: «La operación del Santander con Blackstone demuestra que el Popular era perfectamente viable por sí solo»Vista de la fachada de la nueva sede del Banco Popular EFE

«Patrimonialmente esta operación es totalmente neutra, lo cual significa que el Popular tenía muy bien valorados sus activos inmobiliarios».

PUBLICIDAD

El Banco Popular acordó vender este martes al fondo Blackstone una participación mayoritaria de su cartera inmobiliaria. El acuerdo se produjo este martes después de que las autoridades europeas de competencia autorizaran al Santander la compra de Popular sin ninguna condición. La valoración de los activos en España sin incluir Aliseda)es de aproximadamente 10.000 millones de euros.

Alberto Ruiz Ojeda, socio del despacho español de abogados Cremades & Calvo-Sotelo, miembro de Aemec, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas y catedrático de Derecho Administrativo, afirma en declaraciones a Intereconomia.com que la operación del Santander con Blackrock demuestra que «el Popular era perfectamente viable por sí solo».

«La única ventaja es que la única acción legalmente que se puede tomar en relación con la decisión de resolución es que, a toro pasado, el Banco Popular sí era solvente, se ve el comportamiento de quienes han participado en la operación de resolución», afirma el abogado. «El Santander está vendiendo ahora carteras de activos inmobiliarios que tenía Popular para hacer liquidez y recomponer su situación patrimonial», añade.

PUBLICIDAD

Ladrillo por dinero

Ruiz Ojeda apunta además que lo interesante de esta operación, que permite recabar más información de la mala actuación de los reguladores, es que la operación por sí misma no está generando plusvalía, «Santander simplemente está cambiando ladrillo por dinero, está obteniendo liquidez. Patrimonialmente esta operación es totalmente neutra, lo cual significa que Popular tenía muy bien valorados sus activos inmobiliarios, era una valoración totalmente correcta».

Popular, explica el socio del despacho, no había acudido a la Sareb porque no lo consideró oportuno, entre otras cosas porque significaba unos condicionamientos y un cierto control por parte de los reguladores. «La Sareb es una ayuda pública, que nunca son gratis, se iba a condicionar la gestión del banco y los gestores decidieron que no era oportuno».

«El resultado final de esto es que han penalizado a quien no ha acudido a ayudas públicas, a quien tenía razonablemente bien valorados sus activos inmobiliarios y a quien tenía un plan de reestructuración y saneamiento del propio banco conocido por los reguladores, que sorprendentemente decidieron lo que ya todos sabemos», continúa.

La Junta Única de Resolución, el máximo responsable

La Junta Única de Resolución, es sin duda, el máximo responsable para Aemec. «Unos señores recién llegados, aunque nadie, ni el Gobierno, el Consejo de Administración o la propia CNMV hizo nada, fue un lavado de manos, vieron que Elke König quería estrenar su cargo, y lo ha hecho con Popular», afirma tajante

PUBLICIDAD

«Esto ha sido manejado con lo propio de una primera vez y de un marco organizativo de la supervisión y de la gestión de bancos a nivel europeo que es muy deficiente».

La valoración de los activos en España sin incluir Aliseda)es de aproximadamente 10.000 millones

La transacción implica la creación de una sociedad a la que Popular, entidad que fue vendida por 1 euros al Banco Santander y que dejó sin nada a los accionistas, traspasará activos con un valor bruto contable agregado de unos 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda.

La valoración de los activos en España (inmuebles, créditos dudosos y activos fiscales, sin incluir Aliseda) es de aproximadamente 10.000 millones de euros, sujeto a cambios en función del volumen de activos remanente a la fecha del cierre y de la integración de Aliseda. Esta valoración está en línea con el valor de los activos, incluyendo las provisiones y saneamientos realizados en el balance de Popular tras la compra de Santander, de manera que no genera ni plusvalía ni minusvalía material.