La justicia obliga a la banca a retomar la línea de financiación con Ombuds

La justicia obliga a la banca a retomar la línea de financiación con Ombuds

El juzgado de lo mercantil número 13 de Madrid ha fallado este martes que el «pool» bancario (entre los que se encuentra Banco Santander o Bankia) deberá cumplir de manera inmediata los contratos de «factoring» (las líneas de financiación comercial) con la empresa de seguridad Ombuds, actualmente en concurso de acreedores.

PUBLICIDAD

La sentencia dictamina que estas líneas de financiación comercial «siguen en vigor» por lo que los bancos deberán hacer frente al «pago inmediato de las facturas», según se ha detallado en la sentencia.

Según se ha recordado en el fallo, Ombuds es pagada por sus clientes a 120 o 180 días vista, por lo que la empresa, al igual que otras del sector, acuden a la financiación bancaria mediante líneas de crédito, descuento o «factoring», de tal manera que el banco anticipa el pago de esas facturas, entre las que se encuentran las nóminas.

Para mantener estas líneas de crédito se estableció un «pool» bancario, en el que el Banco Santander actuaba como banco agente y establecía una relación contractual con la empresa de seguridad, renovable de forma anual, salvo si la entidad rescindía el contrato de forma unilateral, todas las partes eran informados y ésta se realizaba con al menos díez días de antelación.

PUBLICIDAD

Para el tribunal cuando las entidad bancarias rescindieron el contrato con la empresa de seguridad «no se comunicó a todas las partes contratantes» tal y como se recogía en el contrato por lo que se produjeron «defectos de forma» y por lo tanto este contrato sigue vigente.

Actualmente la empresa de seguridad, participada por la familia Cortina y la compañía JZ International, adeuda las tres nóminas de sus trabajadores y más de 40 millones de euros entre Hacienda y la Seguridad Social.

Fuentes de UGT han declarado tras el conocimiento de la sentencia que el administrador concursal «debería poner a los trabajadores en primera línea» de sus preocupaciones y «abonar las nóminas de los 8.000 empleados» que forman la plantilla de la empresa.

PUBLICIDAD