Ante los altos precios de híbridos y eléctricos, el GLP se abre paso entre los vehículos de gasolina

Ante los altos precios de híbridos y eléctricos, el GLP se abre paso entre los vehículos de gasolina

Las adaptaciones de vehículos de gasolina a GLP (gas licuado de petróleo) o autogas aumentaron en España un 200 % en los primeros cuatro meses de 2019, con 2.500 vehículos adaptados, por lo que se espera superar las 6.000 adaptaciones que se hicieron durante 2018, según datos de Repsol.

PUBLICIDAD

El parque de vehículos impulsados con esta energía alternativa ronda los 85.000, excluyendo Ceuta, Melilla y Canarias, según datos que ha ofrecido la responsable de autogás de Repsol, Estíbaliz Pombo, en la presentación de un acuerdo con la red de talleres Confortauto para impulsar la transformación de vehículos a GLP.

El GLP, según la portavoz de Repsol, es «una alternativa real hoy», que contribuye a la reducción de emisiones (un 14 % menos de CO2 y un 68 % menos de gases NOX), utilizada por más de 15 millones de vehículos en Europa, y que permite obtener la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

Además, la representante de Repsol ha recordado que en España existe una red de 650 estaciones de servicio que ofrecen GLP, 400 de su compañía.

PUBLICIDAD

El convenio entre Repsol y Confortauto, una red de talleres con más de 700 puntos en España y Portugal, ha generado que actualmente 150 talleres estén preparados para realizar la adaptación de vehículos a GLP, para la cual la compañía petrolera ofrece un préstamo sin intereses y regala 250 euros en carburante.

El director de marketing de Comfortauto, Joaquín Pérez, ha explicado que su objetivo es llegar a contar a finales de año con 300 talleres preparados para realizar esta adaptación, que se hace con un kit «premium», que inyecta el GLP en estado líquido y mantiene el motor lubricado, en colaboración con Degas Motor.

La propuesta de esta cadena permite transformar cualquier vehículo de gasolina de inyección indirecta matriculado a partir del año 2001, y están en el proceso de homologar los vehículos de inyección directa en el plazo de un mes.

La transformación, que resulta en un coche con dos depósitos, uno de gasolina y otro de GLP que se ubica en el lugar de la rueda de repuesto, se puede hacer en un día y tiene un coste de unos 1.500 euros, en función de los modelos, según ha indicado el responsable de Confortauto.

PUBLICIDAD

«Estamos seguros de que GLP será elegido por muchos conductores porque es la alternativa más sencilla, económica y ecológica. Permite obtener la calificación ECO, que es una ventaja fundamental para desplazarse por las ciudades», ha añadido Pérez.

Por su parte, el especialista en automoción de la consultora MSI, José Manuel López, ha explicado que el precio medio ponderado de un vehículo GLP nuevo está en 18.000 euros, 5.000 por debajo de la media del mercado, y ha pronosticado que en este año se podrán vender unos 35.000 vehículos nuevos con esta tecnología, frente a los 20.000 del año pasado.

«El mercado está cayendo porque la gente no sabe qué comprar. El GLP sería en este ámbito un ‘quitadudas’, tiene una tecnología de combustión, pero contamina menos, cuida más el motor y hay un ahorro importante. Se debería dar a conocer más», ha añadido.

Según han explicado, la posibilidad de adaptar motos a GLP aún no cuenta con kits homologados en Europa, aunque sí se ha hecho en otros países.

Los principales clientes de este tipo de adaptaciones hasta el momento han sido los usuarios profesionales, como los taxistas, según ha explicado la portavoz de Repsol, que ha asegurado que desde 2017 ha habido «un cambio de tendencia», ya que los particulares han comenzado a interesarse por esta tecnología.

En el primer cuatrimestre de 2019 se matricularon en España más de 9.000 vehículos con tecnología GLP, frente a casi 4.000 eléctricos puros, 2.300 híbridos enchufables y unos 800 vehículos GNC. Los híbridos de gasolina lideraron los vehículos impulsados con energías alternativas, con más de 25.000 matriculaciones.