La guerra del fútbol pasa una alta factura a Vodafone en España

La guerra del fútbol pasa una alta factura a Vodafone en EspañaTienda de Vodafone.

Vodafone pierde casi 8.000 millones de euros lastrada por India, España y Rumanía. Aunque defiende su renuncia a los derechos del fútbol, lo cierto es que en España perdió más de 245.000 clientes de móvil, banda ancha, fibra y televisión entre junio y septiembre.

PUBLICIDAD

El consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, ha defendido hoy que su compañía ha hecho “lo correcto” cuando decidió no seguir comprando el fútbol y ha asegurado que a partir de 2019 se comenzarán a notar los efectos positivos en ahorro de costes.

“Penamos que hemos hecho lo correcto. Se verá a medio plazo, no inmediatamente”, ha dicho el directivo en una rueda de prensa para presentar los resultados de la compañía en el primer semestre fiscal (abril-septiembre), en el que los ingresos cayeron un 3,2 % lastrados por la guerra del fútbol.

Vodafone Grupo ha calculado hoy que dejar de contratar el fútbol supondrá unos ahorros de 150 millones el próximo año fiscal (que empieza en abril próximo) y 240 millones el siguiente, mientras que Coimbra ha señalado también habrá un impacto positivo en el resultado bruto de explotación (ebtida) el próximo año.

PUBLICIDAD

En la rueda de prensa, ha reconocido que se trata de unos resultados “negativos” y que dejar de comprar contenidos como “El Partidazo” y el fútbol europeo ha tenido “un impacto inmediato en clientes”, aunque ha asegurado que éste está “perfectamente alineado con la estimación” que hicieron cuando decidieron “salir del fútbol”.

“Éste es un segmento no rentable para Vodafone, altamente penalizada por la fórmula de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia)”, ha asegurado el directivo, que ha revelado que los costes del fútbol para Vodafone están “muy cerca de los 980 euros por cliente y año”, cuando para su competencia es la mitad (440-450 euros).

Coimbra ha recalcado que incluso perdiendo todos los clientes que contrataban el fútbol a Vodafone -que hoy ha cifrado en poco más de 300.000- los costes estarían por debajo de lo que tendrían que pagar anualmente por el fútbol, que ha dicho que es 330 millones.

Pérdida de 246.000 clientes

Coimbra ha informado de que entre julio y septiembre, cuando mayor agresividad comercial hubo entre los operadores al coincidir con el inicio de las temporada de las distintas competiciones, la compañía perdió 106.000 clientes móviles de contrato, 69.000 de banda ancha fija, 5.000 de fibra y 66.000 de televisión.

PUBLICIDAD

“Los resultados están muy en línea con lo que esperábamos”, ha asegurado, aunque ha reconocido que “el nivel de agresividad del principal operador” ha estado “muy por encima” de lo que preveían.

Ha negado que renunciar al fútbol suponga ser un operador de “bajo coste”, como planteó recientemente el consejero delgado de Orange España, Laurent Paillassot, y ha considerado que, por el momento, la guerra del fútbol se ha acabado, ya que habrá que esperar a ver lo que ocurre en la próxima temporada.

“No tiene sentido. El fútbol sólo lo compran dos millones clientes. No ha sido posible venderlo a más de dos millones de hogares. Se puede regalar, pero vender no”, ha señalado y ha destacado que quedan otros 20 millones de hogares a los que ofrecer otros contenidos.

Ha dicho que la “fuerte batalla comercial” desencadenada en verano ha lastrado los resultados de Vodafone, pero también de la competencia, y ha recordado que su operadora sigue ofreciendo 8 partidos de la primera división, con unos costes en línea con los del año pasado.

A su juicio, Vodafone ya ha perdido a los clientes “más futboleros”, los que quieren este contenido “a toda costa”, aunque no ha descartado que haya más que cambien a otras compañías.

Sangría de 8.000 millones de euros a nivel global

A nivel global, la compañía de telefonía móvil Vodafone sufrió unas pérdidas atribuidas de 7.965 millones de euros entre abril y septiembre, debido a pérdidas por la venta de Vodafone India y por el deterioro del negocio en España y Rumanía.

La empresa, que en el mismo periodo del año anterior había obtenido unos beneficios atribuidos de 1.131 millones de euros, comunicó hoy a la Bolsa de Londres que sufrió pérdidas por Vodafone India tras quedar completada la fusión con Idea Cellular.

Los descensos del grupo incluyen el impacto del deterioro del negocio de 3.500 millones en España, Rumanía y Vodafone Idea, de los que 2.900 millones corresponden a la rebaja del valor contable de operación de la compañía en España.

Además, hay un impacto de 1.048 millones de euros correspondiente a un crédito fiscal diferido relacionado en gran parte con la compra de ONO que se deja de reconocer, ya que, según han explicado fuentes de la compañía, los beneficios que se esperan generar no permiten su inclusión en el balance para reducir la base imponible.

Según la empresa, la pérdida por acción en la mitad del año fiscal fue de 29,00 céntimos de euro, comparado con ingresos por título de 4,03 céntimos de euros en el mismo periodo de 2017.

La compañía recuerda que el 20 de marzo de 2017 se anunció un acuerdo para la fusión de Vodafone India con Idea Cellular en ese país, que quedó completada el 31 de agosto de 2018.

Las pérdidas brutas de Vodafone fueron de 2.889 millones de euros, en tanto que la facturación descendió en los seis meses un 5,5 % hasta situarse en 21.796 millones de euros.

Las pérdidas operativas fueron de 2.071 millones, en tanto que las pérdidas por ventas y distribución totalizaron en el periodo los 1.907 millones de euros.

La deuda neta de Vodafone alcanzó en la primera mitad del año fiscal los 32.110 millones, un alza del 6,4 % frente al mismo periodo del año anterior, según la empresa, que ha indicado que el dividendo por acción será de 4,84 céntimos de euro.

Tras conocerse los resultados, los títulos de Vodafone subían esta mañana en el parqué londinense el 8,37 % hasta 156 peniques.

La empresa señaló que ha recortado 900 empleos de servicio de atención al cliente en la primera mitad del año en Hungría, Rumanía, Egipto y la India, y que tiene como objetivo reducir costes.

El consejero delegado de Vodafone, Nick Read, señaló que el rendimiento de la firma en la mayoría de los mercados en los que opera ha sido bueno y subrayó que ha tomado medidas comerciales y operativas “decisivas” para responder a las “desafiantes condiciones de competencia” en Italia y España.

Read, que sustituyó en octubre a Vittorio Colao, agregó que la compañía espera reducir sus gastos operativos netos por tercer año consecutivo y resaltó que, de cara al futuro, Vodafone tiene como prioridades acelerar la transformación digital, simplificar su modelo y generar rendimiento de sus activos.

Como parte de su objetivo de alcanzar rendimiento, Vodafone indica que creará una compañía virtual interna en sus operaciones europeas y está revisando “la mejor dirección estratégica y financiera” de los activos.

Según la compañía, la caída de su facturación se debió también a una fluctuación de los tipos de cambio.

También informa de que el grupo es líder o colíder en 18 de 20 mercados para consumidores y negocios, mientras que su objetivo es aumentar la facturación por cliente.

De cara al futuro, Vodafone espera lanzar un servicio 5G como otros importantes competidores locales durante 2019 y 2020, centrándose en un principio en áreas muy pobladas.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®