Batería de impuestos de Sumar contra los alquileres turísticos: IVA, IRPF y Sociedades

Batería de impuestos de Sumar contra los alquileres turísticos: IVA, IRPF y Sociedades

10 julio, 2024
|
Actualizado: 10 julio, 2024 14:29
|
PUBLICIDAD

Sumar ha propuesto una batería de impuestos este jueves para elevar la presión fiscal de los alquileres turísticos, que contempla IVA, IRPF e Impuesto de Sociedades, con el objetivo, según ellos, de hacerlos menos rentables que el alquiler de vivienda tradicional, para que se pasen a este mercado y conseguir que aumente la oferta y bajen los precios. Esos tres impuestos, como sucede habitualmente, serán asumidos por los turistas que elijan esta opción de alojamiento, más barata que un hotel, en sus viajes.

«El objetivo no es recaudar más, sino que sea más rentable poner una vivienda en alquiler permanente que en alquiler turístico», ha señalado el portavoz económico de Sumar, Carlos Martín, en la presentación en el Congreso de su propuesta, que formará parte de la negociación con el PSOE de los presupuestos de 2025. Esta propuesta se suma a la Ley de Vivienda de nefasto impacto en el mercado de alquiler tradicional, reduciendo la oferta y aumentado de forma desorbitada los precios. Esa misma ley es la que ha provocado que muchos propietarios de inmuebles se hayan pasado a la alquiler turístico por las duras condiciones que les imponen en el permanente.

La iniciativa de Sumar, que como el resto de propuestas de la formación de Yolanda Díaz se resume en una subida generalizada de impuestos, incluye gravar el alojamiento en pisos turísticos con un 21 % de IVA, frente al 10 % actual, con excepción de las viviendas que son residencia habitual del propietario y que éste comparte temporalmente con un turista.

Sumar quiere que la renta imputada a un alquiler turístico pase del 2% actual al 20%

También propone suprimir las deducciones que existen en el IRPF (por gastos financieros de compra, gastos de amortización y gastos de mejora del inmueble) a los alquileres turísticos ubicados en ciudades con más de 200.000 habitantes, en las islas o en poblaciones con una masificación turística superior a diez turistas por habitante.

Además, en estas viviendas la renta imputada se elevaría del actual 2 % al 20 %.

En el Impuesto de Sociedades, Sumar pide también eliminar la deducibilidad de los gastos de financiación (principalmente intereses) en la compra del inmueble, los gastos de amortización y los de mejora de aquellas viviendas que estén igualmente situadas en ciudades con más de 200.000 habitantes, en poblaciones con una tasa de más de diez turistas por habitante y en Baleares y Canarias.

La propuesta incluye asimismo cambiar el régimen de las socimis (sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria) para someter a un gravamen especial del 25 % de los beneficios del ejercicio a aquellas que arrienden viviendas con fines turísticos.

Adicionalmente, cuando esas viviendas se ubiquen en ciudades de más de 200.000 habitantes, en Baleares y Canarias o en poblaciones con más de 10 turistas por habitante, tampoco podrán deducirse los gastos.

Simulación fiscal de Sumar

Martín ha asegurado que, según sus «simulaciones», la intervención fiscal que plantea «hace más rentable y más competitivo» para un propietario poner su vivienda en el mercado del alquiler permanente que en el de alquileres turísticos, lo que abriría camino para pinchar la «burbuja de precios».

Ha señalado además que esta propuesta, que hoy ha presentado en el Congreso en forma de proposición no de ley, junto con el portavoz de Vivienda de Sumar, Alberto Ibáñez, Sumar la llevará a la próxima negociación presupuestaria con el PSOE.

«Forma parte de nuestro paquete de medidas de vivienda y va a formar parte de la discusión de los presupuestos con nuestro socio de Gobierno», ha afirmado Martín.

A su juicio, la medida anunciada por la ministra de Vivienda, Isabel Rodríguez, de reformar la Ley de Propiedad Horizontal para que las comunidades de propietarios puedan autorizar o vetar los alquileres turísticos será «poco eficaz», además de que supone «trasladar el problema a los vecinos».

Algo que, según el portavoz de Vivienda, Alberto Ibáñez, forma parte de la «política de vivienda cobarde y meramente cosmética» de los socialistas.

Noticias Relacionadas: