Punto Pelota logo

Neymar fue el novio en la boda de Messi

Neymar fue el novio en la boda de Messi
Punto Pelota
  • Automovilismo
  • Baloncesto
  • Ciclismo
  • Fútbol
  • ULISES SÁNCHEZ-FLOR / De la fuga de Neymar conocemos que fue el ‘novio’ en la boda de Messi. Piqué reconoce (difícil de creer) que cuando publicó el mensaje de ‘se queda’ ya sabía que ‘Ney’ se iba. Desvela que el chico de los 222 millones de euros se enfadó y luego lo arreglaron. Dice Piqué que Neymar, en la boda de Messi, “ya tenía la idea de marcharse”. El centro de las conversaciones y cuchicheos. Debió llegar a oídos de leyendas del barcelonismo como Xavi y Puyol. Una noticia así se propaga rápido. Es difícil que se la guarden quienes han compartido infinidad de confidencias. Se enteraron todos menos Bartomeu del vuelo de la ‘cigüeña Ney’ a París.

    PUBLICIDAD

    Queda mal Bartomeu con las palabras de Piqué. No supo anticiparse al ‘robo’ de Neymar. Su error está en no haber sido capaz de poner la cláusula de rescisión en 1.000 millones. 222 era una cifra golosa para el nuevo orden futbolístico. Este negocio venía cambiando hace años y Bartomeu no lo advirtió. Ha estado torpe.

    PSG, Manchester United, Manchester City y Chelsea manejan presupuestos multimillonarios sin necesidad de tener que ganar Champions. No están dirigidos por presidentes a la vieja usanza que tienen que rendir cuentas a sus socios. No tienen límites. El PSG, en este caso, recibe las inyecciones de dinero que hagan falta de patrocinadores afines. Dinero legal, que no rompe el ‘juego limpio’ y con clara procedencia. Lo ajustan a un nuevo presupuesto y no tienen por qué dar explicaciones. Inflan el mercado. Claro que sí. Pero el mercado está sujeto a la ley de la oferta y la demanda mientras no se demuestre lo contrario.

    Dembélé (sustituto de Neymar) es castigado por el Dortmund por declararse en rebeldía

    El fútbol evoluciona y con él la propiedad y la forma de gestionar los clubes. Real Madrid,  Barcelona, Bayern de Múnich o Juventus (los viejos ricos) están amenazados. Bartomeu, como ha quedado comprobado, no lo ha visto venir. Neymar se ha ido por dinero. Prestigio lo tiene. Es el ‘Pelé’ de Brasil y jugará en el Paris Saint Germain teniendo en su palmarés la Champions y muchos más títulos que ganó en el Barcelona. Ronaldo (el brasileño) se retiró del fútbol sin haber ganado la Champions tras pasar por el Barça, Inter, Real Madrid y Milan.

    PUBLICIDAD

    No te puden quitar al tercer, cuarto o quinto mejor jugador del mundo por 222 millones de euros. Lo que ha sufrido el Barcelona este verano es un esperpento. De querer fichar a Verratti a que se vaya Neymar. Un palo que pone en aviso a los viejos clubes de Europa. Los cracks no se mueven sólo por la historia. Buscan llenar sus bolsillos.

    El presidente del Barcelona (como el del Real Madrid) debe tener mecanismos o alertas suficientes como para detectar que una estrella está abriendo la celda. Le han traicionado los Neymar conociendo cómo se las gastan. Así se lo pagan tras judicializar el club. De todo se aprende. Pero Bartomeu, herido, actúa ya a la desesperada. Se ha quejado ante los peñistas de las formas de Neymar para marcharse y tiene a Dembélé (objetivo para sustituir al brasileño) declarado en rebeldía y apartado por el Borussia de Dortmund.

    Comenta

    Notificar de
    avatar
    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®