Punto Pelota logo

El Real Madrid, al borde de la debacle tras una segunda parte desastrosa

El Real Madrid, al borde de la debacle tras una segunda parte desastrosaValencia 81-64 Real Madrid

JUANMA PÉREZ-NOYA | Si el domingo Sergio Llull no le bastó al Real Madrid para ganar, este miércoles, en La Fonteta, el problema blanco fue una segunda parte desastrosa. Tras un inicio igualado, los ‘taronjas’ se desataron a la vuelta de vestuarios. Al final, 81-64 para poner la Liga a un paso de Valencia.

PUBLICIDAD

El Real Madrid encajó un -16 en la segunda parte

45-29 de parcial. Brutal balance a favor de los locales. Doncic y San Emeterio fueron los protagonistas de una primera parte muy igualada. Sin embargo, después del descanso, no hubo color.

En realidad sí lo hubo. Color naranja. El de un Valencia que roza el milagro en el que muy pocos creían. Will Thomas y Dubljevic se aliaron con el alero cántabro para pasar por encima del Real Madrid.

Los hombres de Pedro Martínez anotaron 7 de 12 triples y 12 de 17 tiros de dos en la segunda mitad. Impresionante. Mientras, el equipo de Laso falló 14 de sus 16 intentos desde la línea de 3.

El Valencia está a un partido de la Liga Endesa

Viernes 16 de junio, a las 20:30 de la tarde. Ahí se decidirá la Liga Endesa. Salvo machada del Real Madrid, la Fuente de San Luis habrá sido decisiva. Muchos se acordarán ahora del mal partido merengue el pasado domingo en el WiZink Center.

PUBLICIDAD

«Necesitamos orgullo, dureza y cojones«, afirmó Felipe Reyes en caliente. Hará eso y mucho más para devolver la serie a Madrid. Hasta ahora, el Valencia ha demostrado ser mejor en esta final. «Ellos han sido mejor equipo que nosotros. No hemos jugado con intensidad, hemos realizado una primera parte buena y una segunda parte muy mala», reconoció el cordobés.

En la misma línea habló Gustavo Ayón, que ya piensa en la finalísima del viernes. «Empezamos bastante bien pero nos vinimos un poco abajo. Hemos sobrepasado situaciones complicadas y hay que salir con mucho carácter y trabajando los cuarenta minutos, no como hoy, que sólo trabajamos una parte. Ahora hay que limpiar la cabeza y pensar en el cuarto partido», concluyó.